Bueno cambiamos un poco las cosas, o las recuperamos, ¿quién sabe?,
Cuando inicié este blog estaba convalensciente y era multitemático, como se encarga de enunciar el banner de entrada.
Con el paso del tiempo se centró más en la escalada. Era lo que tocaba, y ya que hacer la entradas consume su tiempo era mejor centrarse en lo que parecía más prioritario.
Durante ese tiempo echaba de menos el resto de actividades y uno de de los leit motiv lo desarrollé como texto de encabezamiento. No lo guardaba pues no era algo generado por mi, aunque fuera una mera descripción de una excursión, sin más; sino que cada texto nuevo sobrescribía al anterior.

Con el paso del tiempo he echado en falta que esos textos, copias directas de los hablado o leído en diversos media, no quedaran guardados y a disposición de quién los buscara.
Así que he decidido almacenarlos como entradas en el blog.
No hace falta avisar, creo, pero lo recalco que son mis gustos, que la emoción que despiertan dependen del momento en que me encuentre y de un visionado muy continuado, a veces, de la materia a la que hacen referencia y que "para gustos colores".

Suerte, bienvenidos al Caos (esa escalera que se sube) y que los disfrutéis.

====================

También tengo que dejar constancia de que gracias a Google ahora tengo más problemas a la hora de diseñar las entradas del blog.

Google ha eliminado el programa Picasa y lo ha sustituido por Google Fotos.

Eso ha cambiado la forma de tenía de gestionar mis fotos y mis álbumes por otra en la que, para mi gusto, no tiene la misma plasticidad; y sobre todo el emplear imágenes para ilustrar el blog ya que ahora no se puede “Insertar fotos o álbumes en sitios web”.

Hay entradas guardadas y programadas que no han sufrido daño pero otras sí. Desconozco si hay alguna entrada antigua que se haya visto alterada por “esta mejora”.

Para las entradas de reciente creación he tenido que buscar otro servicio y he recurrido a la competencia, a Flickr de Yahoo; y adaptarme a su forma de gestionar.
La gestión de las fotos y álbumes me parece un poco más engorrosa que la que ofrecía Picasa, igual cuando lo tenga más por la mano lo veo de otra manera, pero permite insertar/añadir imágenes en el blog.

Entiendo que Google no quiera perder terreno ante la competencia y quiera adaptarse a las actuales corrientes sociales pero Google se ha hecho el gigante que es porque ofrecía a la gente lo que ésta pedía y lo que necesitaba. Cambiando un servicio a peor, ya que para mi restarle competencias a lo que ya ofrecía es a peor, Google se está convirtiendo en una empresa perversa pues ya no ofrece al usuario lo que éste demanda sino que desde su posición obliga al usuario a adaptarse a lo que se le ofrece, un “o lo tomas o lo dejas”.

Por comentarios que me han hecho lectores del Blog hay dificultad para ver algunas de las imágenes y para poder descargarlas. Por lo que he visto, a pesar de que se trata de fotos subidas a álbumes de carácter público, con la remodelación de Picasa a Google Fotos hay imágenes que se han transformados en privadas, por la cara, y han dejado de ser accesibles a todos los públicos. Como revisar las más de 700 entradas que hay actualmente es inviable recomiendo que si alguien está muy interesado en alguna imagen se onga en contacto a través del correo del blog e intentaré arreglarlo o hacérsela llegar.

jueves, 2 de abril de 2009

Francis Scott Fitzgerald


Nacido en Saint Paul (Minnesota), dentro de una familia católica, el 24 de septiembre de 1.896, Francis Scott Fitzgerald vivió días dorados como estudiante (malo) de la Universidad de Princeton (1.917). Experiencia que con fuertes tintes autobiográficos reflejaría su primera y deslumbrante novela, en la historia de Amory Blaine, A Este Lado del Paraiso (1.920)
Soy demasiado un moralista en el fondo, y realmente quiero predicar a la gente en alguna fórmula aceptable, de una forma que la entretenga”.

Enrolado en el ejercito para combatir en la I Guerra Mundial -no llego a ir- conoció en 1.918 a Zelda Sayre, una rica muchachita de Alabama que estaba loca como una cabra. Se enamoraron, se comprometieron, riñeron y se casaron en la catedral de Saint Patrick en 1.920, cuando ya Francis había publicado -condición que puso Zelda- su primer libro. Su única hija, Frances Scottie, nació al año siguiente.

En Nueva York empezó su tumultuosa vida en común, hecha de fiestas, extravagancias y numeritos, borracheras y resacas compartidas, broncas espantosas, celos e infedilidades reales e imaginarias, que trasladaron de inmediato a París, primero, y a la Riviera francesa después. Donde había ricos allí estaban ellos, aunque pronto tuvieron carencias de dinero -despilfaraban como locos-, que Francis paliaba escribiendo cuentos a destajo y magistralmente. Se piensa que su temprano éxito fue en parte el culpable de esa situación.

En París, con la amistad de Hemingway, Dos Passos, Stein y otros reunidos para labrar su leyenda, Fitzgerald obtuvo su acta de miembro de la Generación Perdida, saboreó el éxito descomunal de sus siguientes dos novelas: Hermosos y Malditos (1.922) que narra la tormentosa relación entre el escritor y su mujer, marcada por el alcoholismo de él y por los problemas mentales de ella (se está preparando un película sobre esa novela) y El Gran Gatsby (1.925), fraguó su fama de acomplejado y remató los cimientos de su descalabro con Zelda, que ya tuvo que ser ingresada en un sanatorio.

Volvieron a EE.UU y Zelda iba de mal en peor. Pintaba, bailaba, escribía y perdía la chaveta. Publico una novela, Save me the waltz y varios cuentos -algunos escritos al alimón con Francis-
Uno de los líos permanentes que tuvieron consistió en acusarse recíprocamente de robarse ideas para sus relatos y en utilizar en ellos sus episodios íntimos. Esto es verdad, lo hizo mucho Francis, y a Zelda le sentaba como un tiro.
Diarios, cartas, biografías... material para parar un tren y tratar de averiguar si Francis contribuyó al total desvario de Zelda o si hizo lo que pudo por evitarlo y sostenerla. No hay conclusión clara, sólo una: fueron veneno el uno para el otro. Cada uno probablemente hizo lo que pudo: se amaban, se odiaban y se tiraban los trastos a la cabeza.

Zelda, hacia 1.932 inicio un periplo por psiquiátricos que duró hasta su muerte. Francis se marchó a Hollywwod. Tenía el firme deseo de triunfar como guionista. Fracaso y se hundio: “Hollywood consideró a Fitzgerald un borracho”.
En Hollywood recogió las mieles de su cuarta novela, “Suave es la Noche” (1934), siguió escribiendo sus cuentos y trabajo en la inacabada “El Último Magnate”, que su amigo Edmund Wilson apañaría postumamente, como también hizo con las piezas autobiográficas y relatos de The Crack-up (El Derrumbe).

Sheilah Graham fue junto con Louella Parsons y Hedda Hopper, la columnista de chismorreos más famosa e influyente de Hollywood.
Con una infancia miserable, un pasado inglés de corista, un matrimonio roto, un pseudónimo -Lyli- y muchas ganas de escribir bien -publicó dos novelas- fue la novia, la alumna y el sostén de Fitzgerald en sus últimos cuatro años, en los que alcoholizado y cautivo de sus disparates, se precipitaba desde la gloria al olvido, amargado por su fracaso como guionista de Hollywood y devastado por el ezquizofrenia de Zelda, su todavía esposa, que daba tumbos de psiquiátrico en psiquiátrico.

En la noche del 10 de marzo de 1.948 se declaro un incendio en la cocina del Hospital de Highland en el que Zelda estaba internada. El fuego llego a su habitación. La puerta estaba cerrada con llave, había barrotes en las ventanas. Murió calcinada.

En palabras de su amigo y mentor, el crítico y novelista Edmund Wilson, publicadas en su “Obra Selecta”:
“Estaba trabajando con entusiasmo en el manuscrito de “El Último Magnate”. Llevaba un año sin beber. Había tenido dos infartos. Le iba bien con su novia, Sheilah Graham. Vivían en dos apartamentos contiguos en Hollywood.
Sheilah cuenta que un día Fitzgerald estaba leyendo el periódico y comiendo chocolatinas, cuando le dijo que si su último libro triunfaba la llevaría de nuevo al East End y luego emprenderían juntos algún viaje.
Si alguna logra salir de este desorden, te lo compensaré, Sheilah- le prometió.
Después se levanto de la silla de un salto, se agarro con fuerza a la repisa de la chimenea y cayo muerto al suelo.”

Francis Scott Fitzgerald falleció a los 44 años, el 21 de diciembre de 1.940.


En 1975,la hija de Francis y Zelda consiguió enterrarlos juntos en un cementerio católico de Maryland.

Inspirada en Francis se puede leer “El Desencantado” de Budd Schulberg, y sobre Zelda la novela “Alabama Song” de Gilles Leroy.

El Curioso Caso de Benjamín Button es el más atípico de los cuentos del cronista de la era del jazz, del cantor de los amores perdidos y los sueños rotos de los ricos y bellos. La muerte, el amor y el inexorable paso del tiempo.
Aquí os dejo un enlace sobre la película que se ha hecho basándose en dicho relato, y a juicio de bastantes, al parecer, una muy buena película.


De Manuel Hidalgo. El Mundo 20/02/09 Sección Cultura, Galería de Imprescindibles

No hay comentarios:

Publicar un comentario