Bueno cambianos un poco las cosas, o las recuperamos, ¿quién sabe?,
Cuando inicié este blog estaba convalenciente y era multitemático, como se encarga de enunciar el banner de entrada.
Con el paso del tiempo se centró más en la escalada. Era lo que tocaba, y ya que hacer la entradas consume su tiempo y era mejor centrarse en lo que parecía más prioritario.
Durante ese tiempo echaba de menos el resto de actividades y uno de de los leit motiv lo desarrollé como texto de encabezamiento. No lo guardaba pues no era algo generado por mi, aunque fuera una mera descripción de una excursión, sin más; sino que cada texto nuevo sobrescribía al anterior.

Con el paso del tiempo he echado en falta que esos textos, copias directas de los hablado o leído en diversos media, no quedaran guardados y a disposición de quién los buscara.
Así que he decidido almacenarlos como entradas en el blog.
No hace falta avisar, creo, pero lo recalco que son mis gustos, que la emoción que despiertan dependen del momento en que me encuentre y de un visionado muy continuado, a veces, de la materia a la que hacen referencia y que "para gustos colores".

Suerte, bienvenidos al Caos (esa escalera que se sube) y que los disfrutéis.

====================

También tengo que dejar constancia de que gracias a Google ahora tengo más problemas a la hora de diseñar las entradas del blog.

Google ha eliminado el programa Picasa y lo ha sustituido por Google Fotos.

Eso ha cambiado la forma de tenía de gestionar mis fotos y mis álbumes por otra en la que, para mi gusto, no tiene la misma plasticidad; y sobre todo el emplear imágenes para ilustrar el blog ya que ahora no se puede “Insertar fotos o álbumes en sitios web”.

Hay entradas guardadas y programadas que no han sufrido daño pero otras sí. Desconozco si hay alguna entrada antigua que se haya visto alterada por “esta mejora”.

Para las entradas de reciente creación he tenido que buscar otro servicio y he recurrido a la competencia, a Flickr de Yahoo; y adaptarme a su forma de gestionar.
La gestión de las fotos y álbumes me parece un poco más engorrosa que la que ofrecía Picasa, igual cuando lo tenga más por la mano lo veo de otra manera, pero permite insertar/añadir imágenes en el blog.

Entiendo que Google no quiera perder terreno ante la competencia y quiera adaptarse a las actuales corrientes sociales pero Google se ha hecho el gigante que es porque ofrecía a la gente lo que ésta pedía y lo que necesitaba. Cambiando un servicio a peor, ya que para mi restarle competencias a lo que ya ofrecía es a peor, Google se está convirtiendo en una empresa perversa pues ya no ofrece al usuario lo que éste demanda sino que desde su posición obliga al usuario a adaptarse a lo que se le ofrece, un “o lo tomas o lo dejas”.

Por comentarios que me han hecho lectores del Blog hay dificultad para ver algunas de las imágenes y para poder descargarlas. Por lo que he visto, a pesar de que se trata de fotos subidas a álbumes de carácter público, con la remodelación de Picasa a Google Fotos hay imágenes que se han transformados en privadas, por la cara, y han dejado de ser accesibles a todos los públicos. Como revisar las más de 700 entradas que hay actualmente es inviable recomiendo que si alguien está muy interesado en alguna imagen se onga en contacto a través del correo del blog e intentaré arreglarlo o hacérsela llegar.

miércoles, 8 de abril de 2009

LES ENFANTS MAUDITS


Aparte de los horrores de la guerra, de la inquietud que produce leerlos, ya sea en relato ya sea en testimonio, juzgarlos no es fácil; a veces hablan solos, a veces hay que ver los grises y la cárcel que encierra nuestras vidas y marca un camino a seguir de forma inexorable. Lo que más me llama la atención de la siguiente noticia está relacionado con una frase o sentencia que un día leí, o me inculcaron: “los hijos no han de pagar los pecados de los padres”. Y si, todos podemos estar de acuerdo con la teoría; es en la práctica ¿algo fácil de cumplir?.

Les Enfants Maudits son los niños que nacieron durante la ocupación nazi.
A raíz del impulso mediático del libro de Jean Paul Picaper y Ludwing Norz, publicado en el 2.004, se puso en escena el tabú de los niños proscritos.
Se conocieron las dimensiones del mestizaje, rondando la cifra de 20.000 en Alemania y 200.000 en Francia. Trascendieron los testimonios y las imágenes justicieras. Las mujeres francesas fueron peladas al cero, increpadas, vejadas como expresión vomitiva del colaboracionismo. Igual que sus hijos.
Su historia es demostrativa y arquetípica del silencio, la vergüenza y el oprobio que ha marcado al fruto de los “amores corruptos”.
No sólo en Francia el ADN cruzado de nazis y “traidores” les convirtió en símbolos de la vergüenza eugenésica. También en Dinamarca, donde se estiman entre 10.000 y 12.000 los hijos de nativas son soldados de Hitler. Y en Noruega, donde 12.000 mujeres de “pura raza nórdica” integraron el programa “Lebensborn”, proyectado por Himmler para expandir la raza aria.

2 acusadas de colaborar con la tropas alemanas - París 1944

En parte por el libro y programas de los media y en parte por el actual contexto geopolítico donde predominan las excelentes relaciones entre Berlín y París: Hay manuales de historia comunes, esta previsto incluso que la Wehrmacht desfile en Francia, en Alsacia aunque fue en el Oeste Atlántico y en la capital del Hexágono donde se produjeron más relaciones mixtas. Francia y Alemania se han avenido a resolver el trauma y a reconocerlos y otorgar pasaporte a los hijos de soldados nazis y mujeres galas.

El gobierno germano permite consultar a los Enfants Maudits los archivos de la Whermacht. Consta el arcano de 18 millones de fichas de soldados. Entre ellos, 130 padres de la asociación ANEG ya ha localizado a raíz del impulso mediático de 2.004 cuando el libro de puso en escena el tabú de los niños proscritos.

Jeanine Niviox-Sevestre perdió el habla, durante 2 meses y medio, a la edad de 13 años, cuando se enteró de que su padre fue un soldado nazí. Le hizo la revelación un vecino de Cambes-en-Pleine (Normadía). Ha tardado 55 años en tener derecho a un pasaporte alemán.
“Igual que yo, muchos de mis coetáneos sienten que en su vida hay un enorme vacío.
Estoy casada, tengo cuatro hijos y me considero afortunada, pero falta en mi rompecabezas de mi vida la pieza que da sentido a las demás: ¿Quién soy realmente yo?”
Mi madre murió en el bombardeo de Caen cuando tenía tres años. Trabaja como camarera en Cambes y se enamoro de un soldado del Reich llamado Werner.
“Mi padre era rubio, tocaba la armónica y era bastante divertido. Creo que su estatura era mediana”
Ignora cuál era el apellido y no ha podido obtener informaciones relevantes tanto por parte de los vecinos como de los archivos de la Whermacht en Berlín.
“Se nos consideraba una vergüenza, una lacra. Se nos discriminaba, se nos demonizaba. Todo el mundo menos yo, sabía en mi pueblo que era hija de un soldado nazi. Mi infancia fue ingrata, porque no tenía padres y porque fui dando tumbos. Nunca tuve un verdadero hogar. Pero aquellas desgracias me han hecho fuerte.
Dónde está su tumba. Tengo derecho a rellenar en vacío de mi alma.”
“El derecho al pasaporte es simbólico. Durante años y años no hemos sido ni franceses ni alemanes. Ahora somos franceses, como nuestras madres y alemanes, como nuestros padres.”

Marie-Christine Pigeon. Su padre fue detenido en Saint-Maló cuando trataba de escaparse a París en 1.944. Iba a reencontrarse con la familia, pero el delito de traición y la correspondiente ejecución ejemplarizante malograron el proyecto clandestino. Hace 5 años la TV francesa emitió un documental sobre los niños malditos. Su madre le había ocultado cualquier dato sobre su progenitor; se enteró de su por su abuela: Willi Schober.
“Descubrí que mi padre se había escapado de Saint-Malò porque yo estaba enferma en París y quería venir a verme. Arriesgó su vida para juntarse conmigo. Consta toda la información en los detalles del juicio.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario