Bueno cambiamos un poco las cosas, o las recuperamos, ¿quién sabe?,
Cuando inicié este blog estaba convalensciente y era multitemático, como se encarga de enunciar el banner de entrada.
Con el paso del tiempo se centró más en la escalada. Era lo que tocaba, y ya que hacer la entradas consume su tiempo era mejor centrarse en lo que parecía más prioritario.
Durante ese tiempo echaba de menos el resto de actividades y uno de de los leit motiv lo desarrollé como texto de encabezamiento. No lo guardaba pues no era algo generado por mi, aunque fuera una mera descripción de una excursión, sin más; sino que cada texto nuevo sobrescribía al anterior.

Con el paso del tiempo he echado en falta que esos textos, copias directas de los hablado o leído en diversos media, no quedaran guardados y a disposición de quién los buscara.
Así que he decidido almacenarlos como entradas en el blog.
No hace falta avisar, creo, pero lo recalco que son mis gustos, que la emoción que despiertan dependen del momento en que me encuentre y de un visionado muy continuado, a veces, de la materia a la que hacen referencia y que "para gustos colores".

Suerte, bienvenidos al Caos (esa escalera que se sube) y que los disfrutéis.

====================

También tengo que dejar constancia de que gracias a Google ahora tengo más problemas a la hora de diseñar las entradas del blog.

Google ha eliminado el programa Picasa y lo ha sustituido por Google Fotos.

Eso ha cambiado la forma de tenía de gestionar mis fotos y mis álbumes por otra en la que, para mi gusto, no tiene la misma plasticidad; y sobre todo el emplear imágenes para ilustrar el blog ya que ahora no se puede “Insertar fotos o álbumes en sitios web”.

Hay entradas guardadas y programadas que no han sufrido daño pero otras sí. Desconozco si hay alguna entrada antigua que se haya visto alterada por “esta mejora”.

Para las entradas de reciente creación he tenido que buscar otro servicio y he recurrido a la competencia, a Flickr de Yahoo; y adaptarme a su forma de gestionar.
La gestión de las fotos y álbumes me parece un poco más engorrosa que la que ofrecía Picasa, igual cuando lo tenga más por la mano lo veo de otra manera, pero permite insertar/añadir imágenes en el blog.

Entiendo que Google no quiera perder terreno ante la competencia y quiera adaptarse a las actuales corrientes sociales pero Google se ha hecho el gigante que es porque ofrecía a la gente lo que ésta pedía y lo que necesitaba. Cambiando un servicio a peor, ya que para mi restarle competencias a lo que ya ofrecía es a peor, Google se está convirtiendo en una empresa perversa pues ya no ofrece al usuario lo que éste demanda sino que desde su posición obliga al usuario a adaptarse a lo que se le ofrece, un “o lo tomas o lo dejas”.

Por comentarios que me han hecho lectores del Blog hay dificultad para ver algunas de las imágenes y para poder descargarlas. Por lo que he visto, a pesar de que se trata de fotos subidas a álbumes de carácter público, con la remodelación de Picasa a Google Fotos hay imágenes que se han transformados en privadas, por la cara, y han dejado de ser accesibles a todos los públicos. Como revisar las más de 700 entradas que hay actualmente es inviable recomiendo que si alguien está muy interesado en alguna imagen se onga en contacto a través del correo del blog e intentaré arreglarlo o hacérsela llegar.

domingo, 18 de noviembre de 2018

(7V) The Riddle of the Sphinx


ENTREVISTA UNO.
(Un día normal en la rutina de James Delos. Cuando se pone la leche en el café le empieza a temblar el pulso y la leche se sale fuera. Suena un intercomunicador.)

Vigilante.
¡Buenos días, señor Delos!. Tiene visita, ¿le dejo pasar?.

Westworld -2x04- The Riddle of the Sphinx 01

James Delos.
Ya era hora.
...
William, hijo mío. ¿Dónde coño estabas?.

William.
Me alegra volver a verte, Jim.

Westworld -2x04- The Riddle of the Sphinx 02

James Delos.
Bien, de puta madre, lo más fuerte que me dan estos cretinos es mosto.

William.
Bien.
(James prepara dos vasos)
Es algo pronto para mí.

James Delos.
Qué coño, querrás decir tardes, además... si quieres engañar la diablo le debes una ofrenda.
Bien, ¿cuando salgo de aquí?.

William.
Pronto. El periodo de observación casi ha acabado y el último paso es una entrevista básica.
Es... es una conversación que les dará una base comparativa.

James Delos.
Vale, que vengan a entrevistarme.

William.
Esta es la entrevista. Creen que debe realizarla alguien a quien conozcas, un rostro familiar.
El objetivo es valorar tu talante, tu actitud, tu sentido del humor.

Westworld -2x04- The Riddle of the Sphinx 04

James Delos.
Tengo una empresa biotecnológica y me muero de algo cuya investigación deje de financiar hace 15 años creo que mi sentido del humor está intacto.
Mi paciencia por otro lado...

William.
Perfecto.
Sólo un par de preguntas.
(James empieza a ponerse nervioso)
¿Sabes dónde estás?.

James Delos.
Carlsbad, California. En un parque empresarial por el que seguramente me están crujiendo seguramente por esta puta empresa.

William.
¿Cuanto tiempo llevas aquí?.

James Delos.
Demasiado tiempo, joder, tengo que llevar un negocio. ¿Cuál es el propósito de estas preguntas?.

William.
Ya te lo he dicho, sólo para establecer una comparativa.

James Delos.
¿Para qué?.

Westworld -2x04- The Riddle of the Sphinx 05

William.
Fidelidad.

James Delos.
¿Y cual es la idea?. ¿Qué después volvamos a tener la misma conversación?.
Pues lo veo cojido por los pelos, ¿no crees, William?.
(William se saca un papel de la americana y se lo pasa).

Westworld -2x04- The Riddle of the Sphinx 07

ENTREVISTA DOS.

Vigilante.
Tiene visita, señor.

James Delos.
¡Ya era hora!.

Westworld -2x04- The Riddle of the Sphinx 08

(Todo se repite igual y llegamos a...)

William.
Fidelidad.

James Delos.
¿Y, cuál es la idea?. ¿ Qué... qué después volvamos a tener la misma conversación?.
Pues lo veo cojido por los pelos, ¿no crees, William?.

William.
Al principio quizá sí.
(Se saca el papel de la americana y se lo da).

James Delos.
(Leyendo el
William hijo mío...
además si quieres engañar al diablo...
tener la misma conversación..
)
Fuuu, y yo que creía que sólo pretendías sablearme...
Eres un cabrón muy listo.
Veo que no me recuperé.

Westworld -2x04- The Riddle of the Sphinx 10

William.
Me temo que no.

James Delos.
¿Cuánto ha pasado?.

William.
7 años. Más o menos.

James Delos.
No estoy en California. No estamos allí, ¿verdad?.

William.
Si no lo es, ¿qué más te da?.

James Delos.
Pues chico, ¡déjate de ostias y sácame de aquí!. Ha, ha, ha.
Estoy listo para fumarme mis puros, navegar en mi barco, follarme a mi mujer.
...
Veo que lo último ya no es posible.

Westworld -2x04- The Riddle of the Sphinx 13

William.
Eso me temo.

James Delos.
¿Qué se la cargó?.

William.
Una embolia. Juliet la enterró en el panteón familiar.

James Delos.
Juliet... ¿Cuidas de ella?.

William.
Si.

James Delos.
¿Y mi nieta es...?.

William.
Es un lince, muy lista.
(James empieza a ponerse nervioso).

James Delos.
Bien, supongo que mi casa estará lista.

William.
Me temo que no es tan sencillo, Jim. Vas a tener que quedarte aquí un poco más, vale, en observación.

James Delos.
Esos cabrones me han pinchado y me han hecho pruebas hasta el infinito.

William.
No podemos precipitarnos, te cansas mucho.

James Delos.
¿Qué me canso mucho?. ¡Estoy fresco como una rosa, estoy más que listo para... salir ahí y ver el sol!.
Y por fín tomar... el... aire.
Tomar el...
Volver a ...

Westworld -2x04- The Riddle of the Sphinx 15

William.
Volveré mañana.

James Delos.
Vente...
Ven...

William.
Me alegra tu vuelta.
(Y sale del recinto médico)
Se repiten los mismos problemas.

Vigilante.
Esta vez ha llegado al séptimo día, así que hay progresos.
¿Ejecutamos eliminación, señor?.

William.
Adelante.

Westworld -2x04- The Riddle of the Sphinx 16

ENTREVISTA 3.

Vigilante.
Tiene visita, señor. ¿Le hago pasar?.

James Delos.
Ya era hora.
...
¿Quién coño eres?.

William.
Ya hacía tiempo, Jim. Me alegra verte.

Westworld -2x04- The Riddle of the Sphinx 17

James Delos.
¿William?.
(William asiente)
William, hijo mío.
Manda huevos... veo que no me recuperé.

William.
Me temo que no.
¿Cómo estás?.

James Delos.
Mejor que tú.

William.
Y hablando de envejecer bien..

James Delos.
Muchas gracias, coño, lo más fuerte que me dan estos cretinos es mosto.

Westworld -2x04- The Riddle of the Sphinx 18

William.
Es algo pronto para mí.

James Delos.
Qué coño, querrás decir tarde. Además si engañas al diablo le debes una ofrenda.
...
Bien, ¿cuánto ha pasado?.

William.
Más de lo que creíamos.

James Delos.
Entonces sácame de aquí cagando leches.

William.
No, no puedo.

Westworld -2x04- The Riddle of the Sphinx 19

James Delos.
¿Por qué?.
Estoy estupenda...
Estoy estu....

William.
Cada vez es peor, ¿verdad?.
Los ingenieros lo llaman Meseta Cognitiva.
Tu mente se estabiliza unas horas, unos días... y luego se viene abajo. Todas las veces.
Al principio creíamos que la mente rechazaba el nuevo cuerpo, como un órgano que no es compatible pero es más bien que la mente rechaza la realidad.
Asi misma.

James Delos.
No re... recuerdo nada anterior.
Yo...
Yo...
Yo...
Intento...

Westworld -2x04- The Riddle of the Sphinx 20

William.
No, Jim. Ya te hemos recuperado 149 veces. Vamos solucionando problemillas sin prisa pero sin pausa.
Estás en el día 35 y ya has empezado a degradarte

James Delos.
Me siento de puta ma...
Estupe...

William.
En un par de años quizá lo logre.
Y logren una versión viable a largo plazo.
Pero la cuestión es: que ya no estoy seguro.
Empiezo a pensar que todo este proyecto fue un error. No se debe vivir eternamente, y menos gente como tú.
Un vicioso mujeriego sin ninguna ética en los negocios ni con la familia, un auténtico mierda.
La verdad, todos prefieren tu recuerdo al hombre en sí.

James Delos.
¿Quieres que me quede siempre aquí?, ¿Disfrutas dirigiendo mi compañía, viviendo en mi casa, fo... follándote a mi hija?.

William.
Juliet murió. Se suicidó.

Westworld -2x04- The Riddle of the Sphinx 22

James Delos.
¿Por qué iba... por qué iba a hacerlo?. ¿Qué le hiciste?. ¿Qué le hiciste, joder?.
Habla coño.

William.
El mundo está mejor sin tí,... y posiblemente sin mí.

(James Delos se pone de pie).
James Delos.
Logan...
Logan...
Logan...

William.
Murió de sobredosis hace años, no aguantó la realidad.
Tu mujer se fue, Juliet también.
Nadie vendrá a ayudarte.
He tardado mucho en comprenderlo pero algunos están mejor muertos.
Buenas noches, Jim.

Westworld -2x04- The Riddle of the Sphinx 23

Vigilante.
No lo entiendo, estaba estable. Deberíamos desconectarlo.
Señor.

William.
Déjelo. Quizá sea útil observar su degradación durante los próximos días.

Westworld -2x04- The Riddle of the Sphinx

domingo, 4 de noviembre de 2018

(EQP1) Obra Social Catalana'18


Como me quedaron pendientes unas cuantas excursiones por la zona del La Vall de Lord el año pasado, y como la pared del Tossal del Codó (Conglomerado) aún tiene paños aprovechables para equipar líneas de escalada deportiva pues esta ha sido una de las actividades a las que me dedicado en mis vacaciones.
Este año no ha sido tan productivo, por un lado el tiempo atmosférico no ha acompañado todo lo que esperaba y tampoco tenía tanto material para equipar. Aún así, ha sido una buena cosecha.
Hay entradas previas sobre este subsector, Aquí y Aquí.

MATERIAL EMPLEADO:

ANCLAJES.-
Paraboles inoxidables de marca Hilti HSA-R. Métrica 10x83 para anclar las chapas en la roca, y de 12x85., empleados en las reuniones.
Paraboles de marca Fisher, TACO FWA 8x80, para reuniones provisionales y seguros de apoyo.

CHAPAS.-
Chapas de Kop de Gas, modelo Montsec, acero inox y métrica 10.
Chapas de la marca Petzl, modelo Cuore. Inoxidable 316 y métrica 10.
Plaqueta Rock 10 de Raumer realizada en acero inoxidable AISI 316 L.
Plaqueta Fixe, M1, en PLX, métrica 10.

En las reuniones.-
Si no especifica lo contrario todas las reuniones son de anilla.
Chapas Fixe2, métrica 10, en su mayoría de PLX.
Chapas Fixe2, métrica 12, PLX.

TENSORES.-
Tensores químicos de la casa Raumer, modelo Gordius 10x80 inox AISI 316.

RESINAS.-
Resina Hilti HIT-HY 10. Resina de inyección híbrida para hormigón y mampostería usada para reforzar algunas estructuras.
Resina HILTI HIT-HY 200-A. Concebida como una resina híbrida de máximo rendimiento para anclajes de carga pesada y uniones con corrugados. Utilizada para sellar los anclajes químicos en la roca.
Ambas resinas al inicio del fraguado cogen un color violáceo. Cuando la reacción de ha completado el color es beige claro, queda bastante bien mimetizado.

Taco Químico de Vinylester de la casa Ceys para reforzar agarres.
Resina Anchorfix 3001 epoxi de la casa Sika para fijar los tensores químicos.

Reseñar que sanear la pared solo ha dado quebraderos de cabeza a la hora de encontrar las rocas más frágiles y hacer que cayeran.
La vida vegetal que “importunaba” era mínima, y tampoco he encontrado grandes cantidades de tierra que remover.

Lo más complicado ha sido encontrar las entradas más evidentes y que dieran paso a las vías más lógicas, eso y que no me encuentro confortable equipando bombitos cabrones pues mi repertorio posicional es limitado.
Este paño de pared ha sido equipado por un “puesto que ya que estamos aquí”. Las vías tienen tienen entre 3-5 seguros, sin contar R. NO son el tipo de vía que a mi me llama la atención pero hay gente que disfruta en este tipo de itinerarios y reconozco que si son intensos pueden ser bastante gratificantes en ocasiones. Ninguna se libra de un paso desplomado el inicio y la calidad e la roca no da la impresión de que sea tan buena como la de la parte superior.
Las líneas largas necesitan entre 11 y 14 seguros.

ESCUTOIDE.-
Sobre le 6a+/b.
3 anclajes tipo Parabolt, con plaquetas Rock, sin contar R.
Bombito sobre buen agarre bastante asequible, con algún paso largo. La situación se pone tensa al verticalizarse. Los movimientos se vuelven más tensos y hay que tener una buena visual para captar todos los detalles, también hay que tener una buena dosis de fe..
Se reforzó un agarre, más bien un apoyo de pìe, con un poco de resina, una miseria pues no quedaba mucha. No se si tendrá mucho futuro, bueno igual sí pues aquí viene a escalar muy poca gente y es posible que viva muchos años.

UTOPÍA PRAGMÁTICA.-
Sobre el 6a, puede que 6a/a+.
5 seguros tipo parabolt, con chapas Cuore, sin contar R.
Entrada cabrona que no daba opciones a nada, seguida por una pequeña placa a la par divertida y variada a pesar de ser tan corta. Opté por picar un agarre. Ha quedado una entrada desplomada y con movimientos largos.
La placa que sigue está bastante bien.
Puse un 5º seguro pues una vez sales del 4º, un poco puñetero, había un tramo con rocas de aspecto de poca fiabilidad y preferí cubrir las espaldas al escalador.

SKY PEOPLE.-
Sobre el 6a+.
3 anclajes químicos, sin contar R.
Entrada desplomada y tensa sobre unas agarres bastante claros, lo difícil es encontrar la lógica secuencial con la que trabajarselos.
Después afloja pero un pequeño repecho a la altura del 3r seguro le hace mantener el tipo.

GIGAMESH.-
Sobre el 6a+.
4 anclajes químicos sin contar R.
Este proyecto puedes empezarlo tanto desde el suelo como desde la repisa, pero es mejor desde el suelo pues el asegurador estará más cómodo y le será más fácil hacer su tarea. Y subir a la repisa es un “nores”.
Es otra entrada desplomada y puede que más tensa que la anterior pues los agarres son menos evidentes. El asegurador ha de estar atento y el segundo chapeo puede resultar algo tenso según el agarre desde el que se haga.
La vía, dejando aparte el repecho del principio, desploma un poco pero hay dos reposos muy buenos, le quitan dificultad pero las secciones a trabajar la hacen molona.
Se reforzaron dos agarres con resina, dos bolos. Aquí la roca a veces no es tan compacta como esperarías y lo que aguanta bien puede que no tarde en caerse.

TETIAROA L1.-
Sobre el 6a+.
5 anclajes tipo parabolt con plaquetas Cuore.
Primero se equipo el que podríamos llamar L2. Como al equipar este paño de pared la R quedó ubicada justo donde empezaba ese L2, y el largo de la línea era vertical a ese L2, he decido mantener el nombre de la línea y que esta tenga dos largos con la posibilidad de empalmarlos en una de unos 35 metros de longitud. Y unas cuantas expreses.
Como viene siendo habitual en este rincón la entrada es lo más difícil, mejor empezar desde la repisa de abajo que no de la de arriba. Un paso de mucha decisión, un dinámico, y ya habremos solventado este primer tramo.

AKIRA.-
Sobre el 6c.
11 anclajes químicos.
Este trazado nace justo al lado derecho de la Tetiaroa. Son dos tramos con bombo en su inicio que luego se vuelve vertical y separados por una repisa.
De toda la franja de entrada que había a la derecha de la Tetiaroa este era el punto de entrada con roca menos dudosa. Aún así se tuvo que picar un cantito para poder entrar.
Luego son tres chapas de ligero desplome y dificultad muy mantenida hasta llegar a unos grandes bolos.
La idea era encaminarla a la derecha y que se escalara por la derecha de esos bolos y aprovechar el centro de ese paño, pero la roca manda y me hizo encaminarla hacia la izquierda de esos bolos.
Esto ha ocasionado que haya lugares donde se comparten agarres, con diferente mano, entre este trazado y la Tetiaroa.
Fue una buena idea equipar con químicos pues hay lugares donde había una pequeña costra de un centímetro entre el aire y la zona de roca compacta.
Y llegamos a la repisa. Hay un buen descanso sin ponerse encima de ella, pues tira un poco para atrás.
La vertical de la línea sigue muy pegada a la Tetiaroa pero ahora van paralelas, no creo que tengan ningún agarre común.
La entrada estaba algo descompuesta y se reforzaron unos agarres clave con resina. Más arriba opté por reforzar una zona lajosa, pues ofrecía un buen reposo y luego se convertía en zona de apoyo para los pies.
El primer tercio es el más difícil pues tiene una sección de romos bastante, más que la de inicio.
Los seguros en este tramo está muy juntos, prácticamente se chapan con el seguro a la altura del arnés. El argumento de más peso es que la repisa está próxima y los movimientos son difíciles; hay una posición de equilibrio para chaparlos de forma tensa y con garantías, el problema está en encontrarla. Luego viene una sección vertical y algo ramposa, son para darle metros.

OMMADAWN.-
Sobre el 7a+/b.
10 anclajes tipo parabolt con plaquetas Cuore y Montsec y un químico junto con R compartida con Akira.
Este lado de la pared es donde he encontrado más piedras sueltas que en el resto y una gran laja que tire.
También es un problema que discurre por dos planchas de roca separadas por una repisa. La primera tira algo para atrás pero es bastante asequible; la segunda es exquisitamente difícil, y en ligero desplome.
La primera plancha tiene una entrada peculiar donde has de ayudarte un poco de la hierba, fiarte de los grandes agarres e ir posicionando bien los pies. Hay una gran piedra, como una media moneda. Se pasa por ahí, hay que ponerse encima. Ubiqué el seguro a su derecha pero es más cómodo subirse por la izquierda. LLegamos a la repisa, es mejor reposar antes de posicionarse encima.
La segunda plancha es un ligero desplome, y los romos son los agarres predominantes, que sólo afloja cuando solucionamos el paso final que nos sitúa encima de un resalte.
Tras sufrir bastante, creo, hay un paso a un gran bolo que se ha reforzado con resina.
Los seguros en esta sección están razonablemente cerca por el motivo ya expuesto, la dificultad de los movimientos y la cercanía de la repisa, y ya está uno a bastante altura.
Hay algún chapeo, al menos uno, bastante tenso.

LES DONES I ELS DIES.-
Sobre el 6a, unos 35 metros.
11 seguros químicos y R de argollas.
De todo lo que llevo equipado en este subsector durante este año esta era, en verdad, la línea que más me apetecía equipar.
A mi no me ha defraudado.
Es bastante mantenida a pesar de la repisa a la altura del 4º seguro pues lo más difícil viene después y es más vertical de lo que aparenta; los seguros donde tocan, algún aleje pero sobre unos agarres que se dejan trabajar y la suficiente incertidumbre de cómo hay que trabajarse algún tramo pues tiene varias posibilidades.
No hay ningún agarre retocado ni se ha resinado ninguno de aspecto dudoso o poco saludable, a lo que salga.

CARAVANSERAI.-
Sobre el 6b puede que 6b/b+ y unos 35 mt de altura.
Equipada con paraboles.
Hasta ahora 14 seguros, chapas Fixe (12) con un resto de Montsec (2) de Kop de Gas, sin contar R (Compartida con Les Dones i Els Dies).
Paralela a Les Dones i Els Dies y a pesar de tener dos repisas que ofrecen un buen descansito oferta pasos de más mala uva.
La primera es común, pero más amplia, con la de Les Dones i Els Dies; la segunda aparece cuando se encara el tramo final de la línea, tras gestionar un pequeño tramo de descompuesto. El problema es que al tener un par de repisas, y contando ya con la altura de donde se encuentra el escalador, hay seguros que han quedado muy juntos.
En ambas hay que tener vista a la hora de escoger como chapar o que cintas usar en los dos seguros post-repisa, bien una cinta larga en el primer seguro o bien quitar la cinta del primer seguro post-repisa tras haber chapado el segundo.
Piqué un canto que daba entrada a la entrada a la vertical; luego tras mirármelo mucho vi que podía ser factible con lo que había. Son unos movimientos duros y es algo desagradable empezar una línea de esa manera, pero tenía posibilidad de hacerse limpio. En todo caso es factible hacer un A0 pues la primera chapa está a tocar. Es aconsejable poner una cinta larga para evitar más adelante un excesivo roce de la cuerda.
Se han resinado unos pocos agarres, básicamente porque algunos eran importantes para chapar y otros por su aspecto frágil. Algunos cuantos agarres, no muchos por suerte, se podían coger y se podía progresar por ellos, y al darles un martillazo, pues no se veían como muy cogidos, saltaban.
Ha intentado ubicar los seguros con la mayor verticalidad posible y de forma que orientan por donde discurre.
Me pensé poner una R propia para esa vía pero como quedaba a la misma altura que la de Les Dones i Els Dies, y como aquí tampoco va a venir a escalar mucha peña, decidí usar una R común para ambas.

La Vall de Lord -08- Sector Creu del Codó -02- Subsector Alma -02- Reseñas X-2018

====================

La Escalada, incluso en su vertiente conocida como deportiva es un deporte de riesgo. Esto quiere decir que su práctica puede conllevar una carga de daño físico de magnitud muy variable.
No hay reglas fijas que determinen el equipamiento de una vía de escalada, ni en cuanto el material empleado, ni en cuanto a la ubicación de las protecciones, ni en cuanto al número de ellas. A pesar de que hay consenso e indicaciones sobre los materiales idóneos según el tipo de roca y como disponer los seguros y reuniones, no es obligatorio atenerse a ellos.
Del mismo modo, el grado de compromiso o exposición de una vía varían según la concepción de los mismos por parte del equipador, siendo diferentes entre un equipador y otros, e incluso entre itinerarios de un mismo equipador. Aunque es elegante informar de una vía concebida como Expo.
Todo esto para decir que el escalador asume como propia la decisión de acometer o no un itinerario, según su experiencia y valoración del riesgo.

sábado, 27 de octubre de 2018

(7VC) Trabajos Comunitarios'18 - Los Nombres 01- Red Sonja (Conan, Roy Thomas, Barry Windsor Smith)


Como viene siendo habitual tras equipar una serie de vías intento hacer, con el tiempo disponible, una entrada donde poner un monográfico o una explicaciòn secilla del sentimiento que me ha llevado a usar ese nombre en particular.
En esta ocasión hay relatos-escrito muy largos y los he intentado distribuido de forma fraccionada, puede que intercfalados con otros. A ver que tal queda.

LA BALADA DE RED SONJA.-

Vía dedicada a la susodicha, como excusa, y de paso, y puede que más importante, al Conan de Roy Thomas y Barry Windsor-Smith (BWS).
Buscando algo de documentación para hacer más atractiva la entrada y redondearla me encontré con una artículo brutal sobre el Conan de Roy Thomas y Barry Windsor Smith de Manuel Rodríguez Yagüe en la revista digital TheCult.es, que previamente se había publicado en forma de capítulos en Universo de Viñetas; y no he podido sino que fusilarlo en casi su totalidad de lo bueno que es, lo siento.
Conan el Bárbaro fue la primera colección cuyos creadores eran totalmente conscientes de que estaban creando algo más que un simple comic-book, una ficción que se acercaba mucho al arte, popular sí, pero arte al fin y al cabo. No se limitaban a escribir y dibujar un producto destinado al consumo masivo por preadolescentes, sino que iba dirigido a un público más adulto, cercano a ellos mismos en edad. Ello supuso una actitud revolucionaria que cambió el mundo del cómic y rompió las limitaciones de la censura, pero de la que también se llegó a abusar tanto que a finales del siglo XX empujó a la industria al borde del coma.
En cualquiera de los aspectos por los que se puede valorar un cómic, ya sea su guión, su dibujo o su contenido, Conan el Bárbaro marcó un cambio en lo que tanto creadores como lectores esperaban de un cómic. La revolución que habían empezado Los Cuatro Fantásticos en 1961 llegó a su fin en 1971. Si este periodo se había caracterizado por hacer que los héroes ya no fueran blancos y los villanos negros,Los personajes de la serie eran una mezcla de grises, ya que evolucionaban en un entorno de ambigüedad moral en el que la vida era barata y el vicio omnipresente. Era una nueva sofisticación en el cómic book que se dirigía a los jóvenes, pero que era leído con igual o mayor placer por los lectores maduros.
Más que ver a Conan abriéndose paso a mandobles entre la enésima horda de soldados, matones o guardias, lo que mantenía a los lectores fieles a la serie era descubrir las maravillas de ese mundo y cómo los personajes sobrevivían en él. ¿Acabaría Conan comprometiendo su primitivo código de honor? ¿Conseguiría la decadencia del mundo civilizado domar su bárbara moralidad? ¿Cuánto tiempo conseguiría permanecer por encima de la vileza que le rodeaba allá donde iba? Ese era el tema subyacente que permeaba toda la colección a medida que Conan maduraba, envejecía y adquiría sabiduría. Era un viaje único a través de la vida de un personaje, algo que Marvel mantenía alejado de sus pintorescos superhéroes por exigencias del mercado y en aras de una continuidad que, paradójicamente, tendía a mantenerlos estáticos.

Conan -20- Barry Windsor Smith

En la era post–Conan, los personajes de los cómics en general se tornarían aún más complejos.

Entre los años 1970 y 1978, Marvel vivió un periodo de cambio y experimentación continuos. Una nueva generación de talentos entró a trabajar en la editorial: nuevos conceptos, nuevos personajes y nuevas colecciones aparecían tan rápido como se esfumaban. Se traducían en experimentos no pocas veces saldados en fracasos, pero que a veces terminaban en éxitos y que hoy son recordados como absolutos clásicos.
Esta expansión enérgica aunque indisciplinada conllevó su correspondiente dosis de problemas y desengaños. Stan Lee abandonó el puesto de editor en jefe en 1972. En tan solo cinco años, su puesto sería ocupado por nada menos que cinco personas. En 1975, llegó uno con la suficiente visión de futuro como para aportar estabilidad financiera en un mercado sometido a continuas transformaciones. Aunque muy a menudo pareciera ser el caos lo que gobernaba la editorial, el resultado del mismo acabó siendo la ascensión de Marvel al liderazgo de la industria.
Roy Thomas, es un guionista notable de prosa poética, un acérrimo fan atento a los detalles de la cada vez más compleja continuidad del universo Marvel. Su trabajo le había granjeado no sólo cierta influencia en la compañía sino convertirse en el símbolo de las aspiraciones de la siguiente generación de jóvenes guionistas y dibujantes. Además de continuar escribiendo historietas, ayudó a coordinar los cruces entre colecciones, reclutar nuevos talentos y poner en marcha proyectos innovadores. Uno de ellos fue Conan el Bárbaro.
A finales de los sesenta Marvel recibía multitud de cartas de lectores pidiendo que se adaptaran trabajos de escritores como Edgar Rice Burroughs (Tarzán, John Carter, Carson de Venus…), J.R.R. Tolkien (El Señor de los Anillos) o Robert E. Howard (Conan).
Pero había dos problemas. Por una parte, Marvel huía de las adaptaciones de material ajeno porque ello conllevaba el pago de derechos a los propietarios del personaje y, por tanto, rebajaba la rentabilidad económica del material. Por otra, Stan Lee nunca entendió el género de la fantasía y, en el fondo, no creía en él. Lo suyo eran los superhéroes angustiados, los problemas típicos de adolescentes o las grandilocuencias cósmicas. Pero demostró su capacidad como editor haciendo caso a las peticiones de los lectores y pidiendo a Thomas –más próximo a la edad de aquéllos– que redactara un informe destinado al propietario de la editorial, Martin Goodman, solicitándole fondos para adquirir los derechos de algún personaje sin concretar aún del mundo de la espada y brujería. Cuando Goodman dio el visto bueno, Roy Thomas se puso en marcha.
Hoy día nos parecería que el paso lógico hubiera sido el de crear un personaje completamente nuevo, que perteneciera a Marvel desde el principio y por cuyos derechos no hubiera de preocuparse. Ni el propio Thomas está muy seguro de por qué no se dio ese paso, aunque probablemente tuviera que ver el que nadie en la editorial sabía muy bien cómo abordar el género de espada y brujería y resultaba más cómodo y seguro adoptar algún héroe de popularidad ya probada en la literatura.
Conan el Bárbaro es un personaje creado por el tejano Robert E. Howard. Éste había sido un colaborador habitual de la revista de literatura popular Weird Tales desde 1924 hasta su suicidio en 1936. En diciembre de 1932, había escrito un relato titulado El fénix en la espada, en el que se presentaba por primera vez a Conan, un bárbaro de la mítica Era Hiboria, un legendario tiempo del remoto pasado en el que el mundo se conformaba geográfica y políticamente dividido en reinos frecuentemente enzarzados en guerras en las que intervenía la magia. Conan fue el iniciador de un nuevo subgénero de la fantasía, el de la espada y brujería, en el que un héroe armado sólo con su acero, su astucia, valor y poderío físico recorría un peligroso mundo medievalizado, viviendo aventuras a mitad de camino entre el terror sobrenatural, la aventura de corte histórico y las peripecias en antiguas civilizaciones perdidas.

Conan -21- Barry Windsor Smith

A la prematura muerte de Howard, su obra había conseguido reunir un fiel núcleo de seguidores, como L. Sprague de Camp o Lin Carter, que se dedicaron a completar manuscritos inacabados o reconvertir al mundo hibóreo de Conan relatos y bosquejos originalmente pensados por el autor para ser protagonizados por otros personajes de su invención. Sus fans dedicaron incontables horas a establecer la cronología de la Era Hiboria y ordenar cronológicamente en ella todos los hechos conocidos de la vida de Conan.
En 1966, Lancer reeditó en rústica todas esas historias, las originales y las remontadas, en una serie de once volúmenes que exhibían portadas fabulosamente dibujadas por Frank Frazetta. El material, al que pocos habían prestado atención en los cuarenta y los cincuenta, ahora cosechó un gran éxito y Thomas, a pesar de que ya entonces había tratado de leer un relato de Conan abandonándolo a mitad por considerarlo aburrido, no tardó comprender que se encontraba ante un nuevo campo temático con un gran potencial para el mundo del cómic.
Thomas pensó que los magros fondos con los que contaba (150 dólares por número) no bastarían para adquirir los derechos de Conan, así que dirigió sus miras a otros personajes.
Thomas ensayó el nuevo género en uno de los títulos de antologías de Marvel, sin sospechar a esas alturas que tan solo unos meses después iniciaría un título destinado a la inmortalidad. En Chamber of Darkness nº 4 (abril de 1970) se incluían tres historias: una escrita y dibujada por Jack Kirby, otra por Denny O'Neil con arte de Tom Sutton, y una tercera, titulada La espada y los brujos, en la que Thomas colaboraba con un joven artista británico llamado Barry Windsor-Smith (conocido asimismo como Barry Smith). Esta última presentaba a un escritor, Len Carson, que trataba de poner punto y final a la carrera de su sangrienta creación literaria, un bárbaro llamado Starr, The Slayer, solo para ser asesinado por él. Barry Windsor-Smith (cuyo arte ya mostraba aquí cierto avance respecto a sus primeras influencias de Kirby y Steranko), no sólo dibuja a Starr el Bárbáro casi igual a su futuro Conan (casco con cuernos, colgante con medallón, sandalias hasta la rodilla…) sino que consigue capturar gran parte del elemento fantástico y al tiempo terrenal que constituye la base del éxito del mundo Hibóreo.
Harto de buscar un personaje sin éxito, Roy Thomas cogió un ejemplar del último libro de Conan y vio el nombre del albacea literario de la obra de Robert E. Howard: Glenn Lord. Le escribió advirtiéndole de que no disponía de mucho dinero, pero Lord accedió.
Sin embargo, avergonzado por la escasa cifra que Goodman le había asignado para el pago de derechos, Thomas había prometido a Lord 200 dólares por número. Nadie le había dicho que sería él quien ejercería de guionista, pero se puso manos a la obra dispuesto a escribir el primer número y descontar esa cifra de su propia tarifa de guionista, lo que suponía que trabajaría casi gratis. Su intención inicial era escribir un par de números con los que arrancar la colección y luego ceder las labores de guionista a otro profesional. En ese momento no imaginó que llegaría a escribir más de doscientas historias de Conan y que su nombre quedaría indeleblemente unido al del bárbaro. Ya entonces y antes de sentarse frente a la máquina de escribir, había leído todo el material existente de Conan y su opinión había variado respecto a su primer contacto tres años atrás. Pensaba que había demasiada violencia, sexo truculento y un protagonista difícilmente calificable como heroico, pero la riqueza del mundo hibóreo, la atmósfera de misterio que desprendían los relatos, podía servir de apoyo a grandes historias.

Conan, El Bárbaro

Quedaba por decidir quién se encargaría de dibujar la colección. Martin Goodman vetó la participación de Buscema, aunque su estilo se acercaba al de Frank Frazetta, argumentando que su tarifa era demasiado elevada al ser por entonces el dibujante mejor pagado de la editorial. Thomas debía encontrar otro artista más barato.
Tras descartar a Gil Kane, Jim Steranko, Berni Wrightson, Barry Smith entra en esta historia.
BWS, de nacionalidad inglesa, había residido ilegalmente en Estados Unidos durante algunos meses en la segunda mitad de 1968 y se las había arreglado para conseguir algunos encargos esporádicos de Marvel para colecciones como Uncanny X-Men, Daredevil, Nick Fury, Agente de S.H.I.E.L.D o Vengadores antes de verse obligado a regresar a su país, acosado por las autoridades, sin ingresos ni perspectivas profesionales claras. Sin embargo, Marvel volvió a llamarle para que realizara y desde Inglaterra les enviara páginas para algunas de las colecciones genéricas de la casa, como el indicado Chamber of Darkness.
Smith no era por entonces un buen dibujante y ni siquiera las reacciones de los lectores a los números que había realizado con anterioridad fueron favorables. De hecho, la editorial había recibido no pocas cartas de lectores quejándose de su dibujo de un número de los X-Men (el 53) aunque hay que matizar que Smith tuvo que trabajar en condiciones muy adversas: en ese momento, residía ilegalmente en Estados Unidos, no tenía residencia fija y vivía alternativamente con un par de amigas que tenían apartamentos en Nueva York; e incluso, según cuenta, se vio obligado a dibujar aquel número de los X-Men en los bancos de un parque. Su arte aún estaba verde y seguía demasiado aferrado a la influencia de Kirby y Steranko. Para colmo, cuando finalmente se planteó el proyecto de Conan, había vuelto a Inglaterra, lo que aumentaba los problemas logísticos. Pero Thomas pensaba que su evolución era prometedora y lo consideró el candidato ideal por encima de otros propuestos por Stan Lee. No obstante, el verdadero factor que decantó la balanza a favor del inglés no fue otro que el dinero. Su tarifa de veinte dólares por página lo convertía en una apuesta razonable. Tal y como Lee apuntó con pragmatismo, si la colección fracasaba –y ésta era una posibilidad que él consideraba muy en serio– no habrían perdido demasiado dinero.

Conan de Roy Thomas y Barry Windsor Smith 01 -02- La Llegada de Conan -01 (Estilo Tipo Jack Kirby)

Aunque aún no se había desprendido de sus influencias iniciales, en los pocos meses que había estado trabajando para Marvel desarrolló un estilo propio antes de completar rápidamente su transición a la condición de artista bohemio y orgulloso, representante de un renacimiento artístico en los cómics que avivaría la conciencia creativa de sus compañeros y les haría tomar conciencia del valor de sus respectivos trabajos. Las páginas de los cómics ya no serían consideradas una basura desechable, sino tan legítimamente valiosas como el producto de cualquier otro medio.

Roy Thomas y Barry Windsor Smith

Fue, por tanto, el comienzo de la consideración del dibujante como prima donna. Y todo ello arrancó en Conan el Bárbaro nº 1 (octubre de 1970). Pero este primer episodio parecía más una regresión de la prometedora trayectoria que había seguido en los títulos de antologías de Marvel hasta ese momento. Se limitó a estructurar las páginas de una forma bastante convencional y los fondos estaban desprovistos de todo detalle; ni siquiera el entintado del experimentado Dan Adkins consiguió recuperar las virtudes del nuevo estilo de Smith. De hecho, éste se limitó a copiar el aspecto del bárbaro que había inventado para Chamber of Darkness, haciéndolo parecer más un superhéroes de la casa, aunque vestido sólo con un taparrabos y un casco, que un personaje auténticamente howardiano.
Por eso resulta chocante que ya desde este primer número, Smith se convirtiera de la noche a la mañana en la niña bonita del fandom. De todas formas, ese pequeño resbalón quedaría rápidamente atrás y el artista inglés, en cuestión de pocos números, empezó a expandir su estilo, cargándolo de detalles y ornamentos que hicieron del mundo Hibóreo de Conan un lugar vivo y maravilloso.
Pero ni el mejor dibujante del mundo habría conseguido convertir en un éxito esta nueva colección si no hubiera tenido a su disposición buenas historias. Roy Thomas, Además de su labor editorial y su mérito en sacar trabajosamente adelante el proyecto de Conan, acertó a la hora de comprender, asimilar y transmitir en forma y fondo el espíritu de Robert E. Howard. Combinó las adaptaciones de historias escritas por el autor (algunas de ellas no ambientadas originalmente en la Edad Hiboria ni protagonizadas por Conan) con material propio que imitaba tan bien el original que, si se hubiera convertido en libro, se habría podido integrar perfectamente en el canon del personaje.
Conan el Bárbaro nº 1 empezó a trazar una línea divisoria entre una época y la siguiente en los cómics. Mientras que la anterior apuntaba a un cambio en la forma en que se percibían los cómics por parte de la industria, los creadores, los aficionados y la propia sociedad, la nueva marcó el punto en el que el control de la industria pasó de las manos de los profesionales más veteranos (para quien los cómics eran básicamente un medio de ganarse decentemente la vida) a la generación de autores más jóvenes, que eran, a la vez, fans y que amaban profundamente el medio.

Conan de Roy Thomas y Barry Windsor Smith 01 -01- Portada

El número 3 (febrero de 1971) fue, en cambio, el verdadero trampolín de la colección, fue el verdadero comienzo del fenómeno que convirtió a la espada y brujería en un éxito de la industria y propulsó a Conan al estatus de leyenda. El Crepúsculo del Ceñudo Dios Gris, una buena historia y un dibujo maduro, fue en realidad el quinto en escribirse y dibujarse, pero el tercero en ser publicado.

Thomas tenía que estar continuamente tranquilizando a Martin Goodman y Stan Lee acerca de las posibilidades del título pues la editorial estaba preocupada por la ventas de una cómic tan diferente al de los consolidados superhéroes. Las presiones le llevaban no sólo a poner toda su atención y cuidado en el resultado tanto de su trabajo como del de Windsor-Smith, sino a tomar decisiones editoriales respecto del orden en que debían publicarse los episodios ya terminados. Consciente de los defectos de los dos primeros números y pensando que necesitaba un enlace entre lo narrado en el segundo episodio y lo que se iba a contar a continuación, Thomas decidió que el número 3 debía llenar un vacío en la vida de Conan (puesto que la colección se había planteado como un recorrido cronológico por la misma). Smith ya había dibujado los números siguientes, pero en lugar de publicarlos como 3 y 4, los pasaron al cuarto y quinto lugar respectivamente. Así, el que apareció como número 3, fue dibujado en realidad después de todos ellos, beneficiándose de la experiencia que había adquirido el dibujante en ese intervalo.

BWS había regresado a Nueva York y se estableció allí en enero de 1971– empezaba a superar sus primeras influencias para abrazar aún tímidamente el arte prerrafaelita del siglo XIX. Este movimiento, que se caracterizaba por su exquisito realismo, el gusto por el romanticismo y la atención a los detalles, pareció fundirse inesperadamente bien con la sensibilidad del artista. BWS integró los principios estéticos del prerrafaelismo en su propio estilo con una rapidez inaudita y pronto estaba ofreciendo algunas de las mejores viñetas de toda la industria. Un ejemplo temprano de ello lo encontramos en la página 3 del cómic, con la valkirias descendiendo sobre el campo de batalla de los hiperbóreos, o la batalla final entre Tomar y Brian. La otra característica que hace especial a este número fue la inteligente decisión de Thomas de no limitarse a adaptar las historias de Howard o crear las suyas propias, sino imitar la prosa afectadamente poética del escritor. Thomas se había convertido en un rendido seguidor de Howard, y quería presentar su estilo al lector de cómics.
Así, especialmente evocadora resulta la secuencia de apertura, en la que Conan encuentra a un extraño en los páramos.
"¿No sientes el olor, Conan? El perfume de la sangre en el viento…El aroma de la matanza… ¡y los gritos de la carnicería!", le dice el hombre de pelo gris.
"Es la hora de cosechar reyes, de agavillar jefes como en la siega.
Cada criatura tiene un tiempo prescrito, y los propios dioses deben morir…
Comprendes muy poco de lo que has visto y oído, Conan.
Pero pronto presenciaras la muerte de reyes… ¡Si, y de algo más grande que un rey. Ahora márchate, porque sombras gigantescas deambulan con las manos bermejas por el mundo y anochece sobre Hiperbórea
".

Conan de Roy Thomas y Barry Windsor Smith 01 -04- El Ocaso del Sombrío Dios Gris -02

Conan de Roy Thomas y Barry Windsor Smith 01 -04- El Ocaso del Sombrío Dios Gris -03

Conan de Roy Thomas y Barry Windsor Smith 01 -04- El Ocaso del Sombrío Dios Gris -04

Thomas capturó perfectamente el espíritu del autor y lo hizo respetando las exigencias propias del formato y el lenguaje de los cómics (además de las normas censoras del Comics Code Authority). El guionista estaba ahora tomando conciencia del verdadero potencial de la colección y, animado además por la evolución de Barry Smith, decidió permanecer como guionista de la misma.
El acuerdo original de Marvel con los albaceas literarios de Robert E. Howard no cedía a aquélla los derechos sobre las historias de Conan, sino sólo los del propio personaje y los del material ajeno al ciclo Hibóreo escrito por el autor. Esto, por otra parte, era sólo una limitación relativa, puesto que Howard a su muerte sólo dejó escritos sobre Conan una novela –La hora del dragón– y una veintena escasa de relatos. Era obligado, por tanto, que Thomas extrapolara e inventara sus propias historias.
De cualquier forma, ambas partes no tardaron en olvidar su acuerdo original. Thomas aprovechó su nueva libertad editorial para adaptar al cómic las historias del bárbaro cimmerio escritas por Howard, aunque ello supusiera pagar una cantidad adicional por recurrir a los relatos originales de Conan. Fue una magnífica inversión y, por suerte para los lectores, la primera historia que eligió fue una de las mejores y más famosas de Conan: La Torre Del Elefante (nº 4, abril de 1971). De hecho, a Thomas le gustaba tanto que la volvió a adaptar años después, en esa ocasión con lápices de John Buscema (para el nº 24 de La Espada Salvaje de Conan).

Conan de Roy Thomas y Barry Windsor Smith 02 -01- Portada

La aventura se desarrollaba al comienzo de la vida de Conan, cuando apenas había salido de la adolescencia y trataba de ganarse la vida como ladrón. La intriga giraba alrededor de una extraña y centelleante torre erigida en el centro de Arenjun, conocida como "la ciudad de los ladrones". Cuando Conan escucha en una taberna que el lugar esconde una valiosa gema conocida como el Corazón del Elefante, ignora el hecho de que ningún ladrón se ha atrevido antes a robar el lugar y se dirige a intentarlo. Tras salvar varios obstáculos, penetra en la torre y descubre a Yag-Kosha, el elefante del título, un ser prisionero del brujo dueño del lugar, Yara.

Conan de Roy Thomas y Barry Windsor Smith 02 -02- La Torre Del Elefante -01

Especialmente notable es la secuencia de dos páginas en la que Conan encuentra a Yag–Kosha. Elegantemente decorado por Windsor-Smith (cuyo sentido del diseño puede disfrutarse en los delicados adornos que coloca en paredes y cortinajes) y coloreado principalmente con el verde de la piel del ser-elefante, Thomas consigue evocar simpatía y compasión hacia esa criatura:
"¡Escucha, Oh, Hombre! Te parezco repugnante y monstruoso, lo sé…pero tú serías igualmente extraño para mí si pudiera verte.
Pues existen muchos mundos además de esta tierra…y la vida adopta muchas formas
".

Conan de Roy Thomas y Barry Windsor Smith 02 -02- La Torre Del Elefante -03

Conan de Roy Thomas y Barry Windsor Smith 02 -02- La Torre Del Elefante -04

Según el propio Smith, "los tres primeros cómic books son sencillamente superhéroes con taparrabos. Fue el cuarto número el que lo cambió todo". A partir de aquí hizo suyo al bárbaro brutal de Howard, interpretándolo gráficamente como una versión idealizada de sí mismo, con un palpable halo romántico, incluso poético.
Los fans que sólo meses antes lo calificaban de un dibujante de tres al cuarto, ahora lo alababan como uno de los grandes talentos de Marvel. Así fue reconocido al año siguiente por la Academy of Comic Book Artists, una organización de profesionales del medio, que nominó a este número para sus premios como mejor cómic del año. Barry Smith ganó el galardón al Mejor Nuevo Talento. Fue un logro impresionante que sacudió el mundo de los cómics y señaló a los artistas jóvenes el camino hacia trabajos más personales, más complejos, trabajos que cada vez en mayor medida ignoraban la vieja ley no escrita que exigía que el dibujo de los cómics debía ser sencillo para que sus lectores, los niños, lo entendieran.

Alas Diabólicas sobre Shadizar, el número 6 (junio 1971), resultó ser la demostración de que Thomas y Smith habían por fin encontrado la inspiración. Era una historia imaginada por Roy Thomas, pero cualquiera diría que se trataba de la adaptación de uno de los relatos de Howard, porque su espíritu estaba ahí, sin ninguna duda.
Desde la escena inicial (que constituye un homenaje a los protagonistas de otra serie de Espada y Brujería creada por Fritz Leiber, Fafhrd y el Ratonero Gris) hasta el melancólico final pasando por un gran clímax de cuatro páginas, Smith muestra su gran talento como dibujante y narrador. Parecía que había nacido para ilustrar estas historias, y ello aun cuando su Conan distaba del inventado por Howard. Éste era un gigantón musculoso, violento y lujurioso; pero tal imagen fue filtrada no sólo por el estilo gráfico de Smith, cada vez más preocupado por la elegancia de las líneas y la composición, sino por la censura vigente en la época.
Años más tarde, en los magazines en blanco y negro para adultos protagonizados por bárbaros y editados por la propia Marvel, Thomas y el dibujante John Buscema tendrían más libertad para incluir sangre y sexo en las aventuras de Conan, pero por el momento, había de buscarse un enfoque diferente que al mismo tiempo fuese respetuoso con el material original.

Conan de Roy Thomas y Barry Windsor Smith 03 -01- Portada

El Conan de BWS es un joven esbelto pero fibroso, que sufre arranques de ira homicida cuando es provocado pero que también es capaz de tratar con ternura a una mujer (romance y/o lujuria contenida, ambas interpretaciones son válidas según la edad del lector). La violencia, tratándose de un cómic que debía lucir en su portada el sello del Comics Code Authority, está limitada a lo esencial y Conan no mata a nadie en todo el episodio, algo con lo que seguro no hubiera estado de acuerdo Howard. Aún así, el potente dibujo de Windsor-Smith, que ya daba muestras de alejarse del estilo esquemático de los superhéroes para encaminarse hacia la ilustración realista, hace que un simple puñetazo en una riña de taberna de la quinta página resulte más violento que los asesinos tajos genéricos que repartió a miles el Conan de Buscema unos años después.
Las cifras de ventas de Conan ya eran lo suficientemente buenas como para que Marvel se convenciera de que en la Espada y Brujería había un filón por explotar. En junio apareció Kull the Conqueror, protagonizada por otro personaje creado por Robert E. Howard e inserto en el mismo universo de ficción que Conan aunque miles de años antes de la Era Hiboria en la que éste nació. En mayo, la editorial había dado un paso aún más arriesgado lanzando Savage Tales, una revista en blanco y negro al estilo de las publicadas por Warren (Creepy, Eerie …). Su portada dejaba claro que se trataba de una publicación para adultos, no sólo por el sello This Publication is Rated M for Mature Readers, sino por la ilustración de John Buscema que la adornaba, con un Conan de aspecto especialmente violento sosteniendo en alto la cabeza cortada de un enemigo.

Conan de Roy Thomas y Barry Windsor Smith 03 -02- The God In The Bowl (El que acecha en el interior) -01

La Hija del Gigante Helado, venía firmada por el dúo titular de la colección regular de Conan. Como admite el propio Thomas, se trata de una historia menor de Conan, adaptación de un relato original de Howard que en su día fue rechazado por el editor de Weird Tales y que sólo vio la luz en los años sesenta. Pero Barry Windsor-Smith lo convirtió en un recital de composición y técnica narrativa que empieza desde la primera página, doble: un plano general de un campo de batalla nevado que evoca maravillosamente bien el silencio después de la matanza con los planos-detalle para pasar sin solución de continuidad a una escena de combate entre los dos últimos supervivientes.
Windsor-Smith entinta su propio dibujo, caracterizado por el detalle, las líneas finas, un delicado trabajo de trama y la ausencia de masas de sombra, todo lo cual evocaba el brillo cegador de la nieve en la que transcurría la aventura. Cuando se le aparece la bella joven del título y lo atrae hasta sus dominios sobrenaturales, es cuando el dibujo se oscurece algo, transmitiendo el cambio de plano de realidad que ha acontecido.
En las sólo once páginas que ocupa esta pequeña anécdota, vemos a un Conan auténticamente bárbaro que persigue a una muchacha para violarla y asesina a sus gigantescos hermanos sin dudarlo. Hay escenas con desnudo femenino y todo el tema de la historia es bastante escabroso. Son cosas que difícilmente podrían haber encontrado acomodo en la colección regular, pero que nos dan una muestra de dónde podían llegar Thomas y Smith sin las cortapisas de la censura.

La evolución de Conan el Bárbaro era indudablemente positiva desde el punto de vista estrictamente creativo: historias cada vez más sólidas y un dibujo que mejoraba número a número. Sin embargo, la colección distó de ser un éxito inmediato.
Los resultados económicos eran cada vez peores y Stan Lee decidió cancelar el títula en el número 7 argumentando que quería disponer de BWS para otra colección. Thomas le contestó con cierto enfado que esa no era razón para cerrar una serie. El caso es que Lee rectificó su decisión y no sólo volvió a incluir a Conan en el catálogo de la compañía, sino que ratificó a Thomas como su guionista en lugar de reemplazarlo por otro que pudiera darle una nueva dirección. Meses antes de su cancelación –que sólo duró un día–, Lee había aconsejado a Thomas y Smith que dejaran de utilizar monstruos y animales como enemigos de Conan y las sustituyeran por amenazas humanoides, sobre todo en las portadas. Ambos autores le hicieron caso –aunque en las portadas no inmediatamente– y, sea por esa razón o por cualquier otra, a partir de Conan el Bárbaro nº 8, las ventas empezaron a mejorar.

Los Guardianes de la Cripta, el nº 8 (agosto de 1971).

Conan de Roy Thomas y Barry Windsor Smith 03 -03- Tha Hall Of The Dead (Los Guardianes De La Cripta) -01

Conan de Roy Thomas y Barry Windsor Smith 03 -03- Tha Hall Of The Dead (Los Guardianes De La Cripta) -02

Conan de Roy Thomas y Barry Windsor Smith 03 -03- Tha Hall Of The Dead (Los Guardianes De La Cripta) -03

El Jardín del Miedo, número 9 (septiembre de 1971). Thomas adaptó un relato de Howard publicado en 1934 y ajeno en principio al mundo Hibóreo de Conan. Sólo encontramos diálogos en la primera parte; a partir de la sexta página la narración es exclusivamente visual, hasta el punto de que la octava plancha carece completamente de texto, algo muy inusual en los cómics de la época. También resultó chocante en la época la ausencia de texto y onomatopeyas en la viñeta climática en la que el ser alado y Conan caen rompiendo una claraboya. Thomas había decidido ya desde el principio de la serie eliminar los globos de pensamiento y los efectos de sonido estilo kaboom o craaash, ambos recursos habituales en el cómic de superhéroes y parte del estilo Marvel creado por Stan Lee.

A mediados de los setenta, la inflación estaba recortando el ya estrecho margen de beneficios de la industria del comic-book y los editores buscaron formas de mantener la rentabilidad. Tradicionalmente, cuando los costes aumentaban y había que exprimir más el producto para obtener beneficio, los editores reducían el número de páginas, una forma menos evidente de ajustar el coste que incrementar los precios. Pero tras décadas de seguir ese camino, el típico comic-book había visto reducida su extensión de 60 u 80 páginas a apenas 20. No se podía recortar más por ese camino so pena de hacer desaparecer el propio cómic.
Entonces, alguien en DC tuvo una idea: ¿por qué no triplicar el número de páginas y subir el precio de 12 a 25 centavos? Era un movimiento muy arriesgado, especialmente si se tenía en cuenta el limitado presupuesto de los compradores habituales, chicos de 8 a 12 años de edad. Pero lo que hizo atractiva esa propuesta fue que la compañía podía hacer buen uso de su enorme inventario de material, que podría reimprimir a coste prácticamente cero. Y así se lanzaron los comic-books de 25 centavos, cuya vida se prolongó bastante tiempo en DC.
Marvel se preparó para hacer lo mismo, solo que su línea de cómics a 25 centavos tendría menos páginas y duraría sólo unos cuantos meses (en algunos casos, tan sólo un número). Ese fue el formato que adoptó Conan el Bárbaro en su número 10 (octubre de 1971).
Thomas se había convertido ya en un auténtico experto en Howard y era capaz de extraer elementos concretos de relatos sueltos del escritor y construir nuevas historias alrededor de ellos imitando su mismo estilo hasta el punto de que las suyas eran indistinguibles de las de Howard. En este caso, ¡Cuidado con la ira de Anu!, se basó en unas líneas desgajadas del relato Villanos en la casa (que adaptaría en el número siguiente), en las que se hacía referencia casual a un momento de la vida de Conan. Muy hábilmente, Thomas hace que el compañero de fechorías que el bárbaro encuentra en este episodio sea el mismo personaje que ya ha había aparecido en el nº 8 y que creíamos muerto. Ello, junto a la permanencia de Jenna como su compañera, fortaleció un sentido de la continuidad en esta etapa de la cronología de Conan que Howard sólo acertó a bosquejar con sus relatos.
El alejamiento de la línea superheroica de Marvel resultó providencial para BWS deseoso de superar sus primeras influencias de juventud y explorar un estilo de inspiración europea completamente ajeno al género de los superhombres. Dejando atrás las deformaciones anatómicas con que trabajaba Kirby para insuflar dinamismo y poder en sus figuras, Smith ya se había embarcado en un viaje personal hacia el refinado modernismo europeo del siglo XIX.
Pero la creciente seriedad con la que Smith abordaba cada nuevo episodio de Conan chocaba con la dinámica propia de una industria reacia al cambio. Y es que cada vez le costaba más tiempo terminar el número de páginas mensuales necesarias para completar el número y no tardaría en llegar un momento en el que le resultaría imposible entregar a tiempo, obligando primero a pasar el título a una cadencia mensual y luego recurrir bien a episodios de relleno elaborados por autores más rápidos, bien a reediciones de material antiguo o ajeno a la colección.

Conan de Roy Thomas y Barry Windsor Smith 04 -01- Portada

Para el nº 10 número en particular, Smith hubo de realizar cuatro páginas extra, ya que de las 19 habituales se pasaron a 23 ante la imposibilidad de Marvel de encontrar suficiente material antiguo de relleno susceptible de encajar en la colección (el número se completó con una adaptación de un poema de Howard escrita por Thomas y dibujada por Marie y John Severin).
Las cosas aún fueron a peor en el siguiente, el 11, cuyas 34 páginas eran todas nuevas. Ello, sumado al trabajo que Smith estaba haciendo para la nueva revista en blanco y negro sobre Espada y Brujería que iba a lanzar Marvel, Savage Tales –y que acabaría publicándose años después como Clavos rojos –, empujó al artista al borde la crisis nerviosa y el agotamiento.

Conan el Bárbaro desafió a la censura de maneras sutiles, maneras que, a la postre y a largo plazo, tuvieron más impacto sobre la industria. Quizá fue porque la colección de Conan no se ajustaba a los esquemas en los que habían ido encajando la mayoría de los comic-books a finales de los sesenta. Dominada por los superhéroes, la industria era contemplada más que nunca por la sociedad como suministradora de entretenimiento infantil. Así, cuando esas pintorescas figuras enfundadas en disfraces multicolores que pasaban su tiempo luchando con gente como el Doctor Octopus, el Amo de las Marionetas o el Láser Viviente se encontraron de repente con el problema de las drogas, la intrusión de una desagradable realidad en lo que había sido hasta ese momento una cómoda fantasía no pudo sino impactar a la gente.
Por otra parte, muchos padres nunca pensaron demasiado sobre las implicaciones violentas de los héroes tradicionales, como Robin Hood o el Rey Arturo, que libraban sus combates con espadas, arcos y flechas. Incluso si el resultado de éstos no se mostraban, luchar con armas afiladas implicaba inevitablemente que uno de los oponentes acabaría siendo herido de una forma bastante sangrienta; pero el Comics Code Authority se encargaba de higienizarlo todo y jamás llegaban a verse vísceras ni sangre. Conan el Bárbaro fue la primera serie de fantasía en la que las espadas jugaban un papel importante y que apareció justo cuando el Code estaba siendo desafiado continua y efectivamente desde su creación a mediados de los cincuenta.
Desde el principio, Conan era más un anti–héroe que uno de los chicos nobles que tanto gustaban a los censores del Comics Code: era un ladrón, un asesino e incluso se relacionaba abiertamente con prostitutas como Jenna.

Conan de Roy Thomas y Barry Windsor Smith 04 -02- Cuidado con la Ira de Anu! -03

En Villanos en la Casa (nº 11,noviembre de 1971), hay una escena que dejó patidifusos a los lectores: Conan y una inconfundiblemente desnuda Jenna (aunque Windsor-Smith la dibujó en una postura en la que lo más comprometido quedaba fuera de la vista, se veía toda su espalda desnuda dejando clara la intimidad entre ambos) comparten aposento justo antes de que la chica traicione al bárbaro entregándole a la guardia de la ciudad.
Más tarde, tras escapar de prisión, Conan regresa al aposento, apuñala a Igon y a continuación –ahogando sus instintos asesinos–, sube a Jenna al tejado y la arroja a un sumidero de heces. Desde luego, no era el tipo de cosas que los lectores de superhéroes estaban acostumbrados a ver y, desde luego, no el que el Comics Code Authority aprobaría. Y sin embargo lo hicieron, demostrando de paso o bien su ceguera o bien la arbitrariedad e impredictibilidad de sus criterios. Después del nº 11, Goodman decidió dar marcha atrás en su política de aumento de páginas y precios. Conan el Bárbaro abandonó sus 48 páginas y volvió a contar con 32, si bien el precio no retornó a su antiguo valor y se quedó en 20 centavos.

Conan de Roy Thomas y Barry Windsor Smith 04 -03- Villanos en La Casa -01

Conan de Roy Thomas y Barry Windsor Smith 04 -03- Villanos en La Casa -02

El Morador de la Oscuridad, número 12 (diciembre 1971).
El fuerte de BWS no eran las figuras humanas –las deformidades anatómicas de Jack Kirby no son un buen modelo a partir del cual aprender anatomía– y mientras iba mejorando paulatinamente en ese apartado, disimuló esa debilidad poniendo un énfasis especial en los fondos, vestuarios y detalles arquitectónicos, elementos que el resto de dibujantes de la editorial consideraban meramente utilitarios, prefiriendo en cambio primar el dinamismo de la figura y la agilidad narrativa. Barry Smith había comenzado un camino propio y le resultaba indiferente lo que los demás hicieran.

Conan de Roy Thomas y Barry Windsor Smith 04 -04- El Morador De La Oscuridad -01

Conan de Roy Thomas y Barry Windsor Smith 04 -04- El Morador De La Oscuridad -02

La Red del Dios Araña, número 13 (enero de 1972).
John Jakes tuvo unos comienzos literarios humildes, publicando en los cincuenta y sesenta en las revistas pulp, desde westerns hasta ciencia ficción, pasando por la fantasía. En este último género y dentro de la temática de Espada y Brujería, había creado su propio héroe bárbaro, Brak, en 1968. Roy Thomas, que en 1972 ya era un experto en el tema, pensó que sería interesante invitar a Jakes a escribir el argumento de un episodio de Conan, algo a lo que el escritor accedió de buena gana.

Conan de Roy Thomas y Barry Windsor Smith 05 -01- Portada

Conan de Roy Thomas y Barry Windsor Smith 05 -02- La Red del Dios Araña 01

Conan de Roy Thomas y Barry Windsor Smith 05 -02- La Red del Dios Araña 03

Para el siguiente número, Roy Thomas volvió a buscar en el mundo de la Espada y Brujería un colaborador externo que ensanchara los horizontes de la serie. Michael Moorcock, editor de la revista británica New Worlds, era un prolífico escritor de esos géneros y uno de sus personajes más conocidos fue precisamente uno de Espada y Brujería, Elric de Melniboné, un brujo-guerrero albino, último representante del linaje de una civilización perversa y decadente.
Thomas, por tanto, le pidió a Moorcock –que vivía en Inglaterra– una historia en la que Conan y Elric corrieran una aventura juntos, y éste accedió. Lo más probable es que Moorcock le pasara el encargo a su amigo y colaborador Jim Cawthorne, pero sea como fuere, los números 14 y 15, Una Espada Llamada Tormenta y La Emperatriz Verde de Melniboné, (marzo–mayo 1972) ofrecieron un inesperado crossover de dos icónicos héroes de la Espada y Brujería, satisfaciendo el deseo personal de Thomas de ver en cómic al guerrero albino (que, de todas formas, ya había dibujado el historietista francés Druillet en 1965).
Elric y Conan representaban los opuestos. Conan era corpulento y físicamente vigoroso, mientras que Elric era un albino débil. Elric era taciturno y un tanto incapaz, mientras que Conan era impulsivo; Conan desconfiaba de la brujería, mientras que Elric no sólo la abrazaba, sino que su propia vida dependía de ella a través de su espada sobrenatural; Conan despreciaba la civilización, mientras que Elric provenía de una antigua y decadente cultura. De hecho, Moorcock creó a Elric para subvertir los tópicos del género de Espada y Brujería.

Conan de Roy Thomas y Barry Windsor Smith 05 -03- Una Espada Llamada Tormenta 03

Conan de Roy Thomas y Barry Windsor Smith 05 -04- La Emperatriz Verde de Melniboné 02

Conan de Roy Thomas y Barry Windsor Smith 05 -04- La Emperatriz Verde de Melniboné 03

En 1972, incluso entre las interesantes nuevas series que estaba lanzando Marvel, Conan seguía siendo el líder indiscutible de la sección alternativa de la editorial.
Sin embargo habían problemas y el mayor de ellos se llamaba Barry Windsor-Smith. En los dos años que llevaba dibujando la colección, su arte había cambiado tanto que si un lector abandonó el cómic en 1970 para regresar a él dos años después, habría encontrado el dibujo del británico completamente irreconocible.Smith era ahora un profesional que se tomaba su trabajo muy en serio, empleando más tiempo en cada número del que podía permitirse y, aún así, esperando poder ganarse la vida con ello.
Parte de esta nueva actitud respondió a la necesidad de Smith de preservar la integridad de su trabajo, pasando a tinta sus lápices personalmente o dejando éstos lo más acabados posible para que el entintador asignado por la editorial no pudiera sepultarlos bajo su propio estilo. Cada encargo, cada número de Conan, era una joya más pulida que el anterior, pero el esfuerzo pronto se cobró su precio. Aceptando más trabajo del que podía manejar (números de relleno en Los Vengadores, historias para Savage Tales y el episodio mensual de Conan el Bárbaro), se dio cuenta de que ya no podía mantener ese ritmo.
A ello se añadía su creciente descontento por el rechazo que encontraba a las ideas que lanzaba para las nuevas historias.Smith sentía la colección como algo muy personal y quería participar en todas las fases del proceso creativo, pretensión que Thomas no veía con buenos ojos, entre otras cosas porque a Smith aún le quedaban mucho que aprender en el ámbito de los guiones y porque, además, su evolución narrativa difería bastante de lo admisible por Marvel en aquel entonces. Por todo ello y para conmoción de muchos lectores, Barry Windsor-Smith comunicó su intención de abandonar a Conan.
Thomas trató de conseguirle más tiempo pasando la periodicidad de Conan el Bárbaro a bimensual –una decisión en la que también influyó la cifra de ventas, que al principio no parecían muy halagüeñas– y luego, cuando hubo de convertirla en mensual otra vez a la vista de la creciente aceptación por parte de los lectores, dándole un respiro utilizando el número 16 (julio de 1972) para reimprimir dos historias.

Conan de Roy Thomas y Barry Windsor Smith 01 -00-

A continuación, Thomas llamó a Gil Kane. Kane había sido amante y conocedor de la obra de Howard desde antes que Thomas la conociera siquiera, por lo que su elección como nuevo artista parecía la idónea. Incluso se pensó en él como dibujante regular. Por tanto, suyo fue el arte de los números 17 y 18 (agosto–septiembre 1972), adaptación de un relato de Howard originalmente ajeno al mundo de Conan, pero que Thomas y Kane retocaron e insertaron en la era hibórea.
Kane era un estilo muy diferente del de Windsor-Smith pero, a su manera, pletórico de energía y dinamismo. Además, fue un profesional muy apreciado en su época que atraía lectores y hacía subir las ventas del título en el que participaba, algo que también logró con Conan el Bárbaro. Por desgracia, sus necesidades económicas le impidieron continuar con la colección, ya que debía obtener más dinero del que cobraba por Conan y aceptar más encargos simultáneos hubiera supuesto una rebaja en la calidad de las historias del bárbaro, algo que le molestaba profundamente, por lo que tuvo la altura profesional de retirarse y aceptar sólo los encargos esporádicos de portadas.

Y he aquí que quien le sustituyó en el numero 19 (octubre de 1972) fue Barry Windsor-Smith. Poco había tardado en recapacitar y darse cuenta de que Conan el Bárbaro era su mejor opción para continuar, mientras pudiera, en el camino de renovación artística y narrativa en el que se había embarcado. Su arte había sido fundamental a la hora de conformar la colección y propulsarla al estrellato. En aquellos años era impensable que un dibujante todavía muy joven, por muy genial que fuera, estuviera en condiciones de imponer sus propios proyectos a la editorial. Smith contribuiría a que eso cambiara, pero aún no era el momento. Además, apreciaba a Roy Thomas como guionista y editor. Éste no se limitaba a mandarle los encargos y pagarle, sino que le aconsejaba y le recomendaba soluciones gráficas o narrativas. Ello contribuyó a forjar una relación que ambos autores han recordado siempre con afecto.

Conan de Roy Thomas y Barry Windsor Smith 06 -01- Portada

Halcones del Mar. Imbuido en el modernismo y la pintura prerrafaelista, sus viñetas se llenaron de intrincados diseños decorativos y arquitectónicos; sus personajes, sus vestidos, sus composiciones, destilaban una cualidad cuasionírica que, en honor a la verdad, poco se parecía al violento y brutal mundo descrito por Robert E. Howard en sus relatos. Tampoco su Conan era una traslación gráfica literal del camorrista lujurioso y asesino que vivía en los libros, sino un joven ágil, esbelto, meditabundo y con mirada soñadora. Aún más, Smith empezó a realizar aportaciones sustanciales a los guiones, inventando secuencias enteras a las que Roy Thomas daba el visto bueno y con las que aportaba al bárbaro guerrero un toque aún más personal, más melancólico.

Conan de Roy Thomas y Barry Windsor Smith 06 -02- Halcones del Mar 01

Pero, una vez más, la meticulosidad de Windsor-Smith resultó incompatible con el formato. En este número 19 contó con la colaboración del entintador Dan Adkins, pero llegó a dibujar tantas líneas y detalles que éste no pudo terminar a tiempo las diez últimas páginas. El resultado fue que el número hubo de entregarse a la imprenta sin esas planchas entintadas.
La insuficiente velocidad de Smith a la hora de encargarse de la colección mensual de Conan fue un grave problema que no consiguió resolver en el resto de números de los que se ocupó. A pesar de indiscutibles joyas como los números 20 y 24, la calidad de su trabajo se resintió mucho de haber sido entregada sin terminar, limitándose a abocetar las páginas para que fueran repasadas por diferentes entintadores de talento dispar.

La segunda entrega de la Guerra Turania, el nº 20 (noviembre de 1972), El Sabueso Negro de la Venganza, fue otra de las joyas de Marvel de la década, llevando al límite todo lo que Thomas y Windsor-Smith habían aprendido desde aquellos tiempos, dos años atrás, en los que nadie sabía si el mes siguiente aún continuaría la colección o sería cancelada de un plumazo.
El guión de Thomas era evocador sin llegar a lo relamido.
"Es el cabello…Demasiado largo en este maldito clima", dice un oficial turanio que no tenía muy buena relación con Conan. "Si me lo pides te lo cortaré. Balthaz", replica Conan. "No quiero que tu espada se me acerque a la garganta".
Pero lo más sorprendente fue la decisión de Thomas de eliminar los globos de diálogos en el epílogo del capítulo: las dos últimas páginas cuentan sólo con didascalias o cartelas de texto al estilo del Príncipe Valiente de Harold Foster. Éstas, rotuladas por John Costanza en una fuente cursiva que recordaba las marcas en una hoja de papiro, demostraban las aspiraciones de Thomas de elevar la calidad prosística del cómic más allá del mero entretenimiento infantil:
"La luna, en su crepúsculo, resplandecía sobre las tibias aguas como la linterna de un demente. Lentamente, con esforzadas y largas brazadas, el bárbaro nadó hacia la orgullosa nave insignia de Yezdigerd, príncipe de todo Turán".
El detallado dibujo de Smith, coloreado principalmente en azules y grises, le dio a la secuencia de catorce dibujos una cualidad lánguida, onírica, en la que Conan descubre que un amigo herido había sido arrojado por la borda para que se ahogara, recorre la cubierta tapizada de cadáveres y se enfrenta al asesino, matándolo de una puñalada en el vientre antes de enzarzarse en una batalla, marcar de por vida la cara del príncipe Yezdigerd con una cicatriz y arrojarse al mar.

Conan de Roy Thomas y Barry Windsor Smith 06 -03- El Sabueso Negro de la Venganza 02

Conan de Roy Thomas y Barry Windsor Smith 06 -03- El Sabueso Negro de la Venganza 03

La Sombra del Buitre, Conan nº 23 (febrero de 1973).
Una de las más exitosas extrapolaciones de Thomas a partir del mundo Hybóreo de Howard fue Red Sonja.

Red Sonja debutó en Marvel Comics en 1973 de la mano de Roy Thomas y BWS. Se basó en el personaje llamado Red Sonya creado por Robert E. Howard. El escritor tejano Robert E. Howard, sobre 1934, decidió recrear varias contrapartidas femeninas de sus aguerridos guerreros bárbaros (Conan, Kull, Solomon Kane o Bran Mak Morn). Dos de ellas, Red Sonya de Rogatino, creada como personaje secundario en un relato no hybóreo titulado La sombra del buitre, ambientado en el asedio de Viena por los turcos en el siglo XVII , y en menor medida Agnes de Chastillion (o la Oscura), que también daba guerra sin cuartel en el siglo XVI desoyendo el estereotipo de damisela en apuros.

Conan de Roy Thomas y Barry Windsor Smith 07 -01- Portada

La idea de Roy Thomas era crear una acompañante /amante para Conan que se encargaría de dar la réplica al mismísimo bárbaro cimmerio puesto que éste habría conocido a Belit, su gran amor, con alrededor de 20 años, y ya que en los cómics rondaba los 30, aún no se había presentado a Valeria. Se acabó descartando esa idea y se convirtió en un personaje recurrente, que sólo aparecía en ocasiones.
Tal y como Thomas la escribió y Barry la dibujó en la colección, Sonja es una mujer totalmente autónoma y decidida que representaba mucho mejor el combativo movimiento feminista que las tímidas féminas de la línea que Marvel había inaugurado el año anterior.
En la primera escena en la que la vemos, Sonja blande su espada contra unos guardias que tratan de mantenerla en el interior de las murallas de la ciudad. Ella les increpa con unos juramentos dignos del propio Conan, su rebelde pelo rojo brillando bajo la luz de la tarde y cubierta sólo por una camisa de cota de malla y unos shorts un tanto fuera de lugar pero muy de moda entre la juventud de los setenta.

Conan de Roy Thomas y Barry Windsor Smith 07 -02- La sombra del Buitre 02

La Canción de Red Sonja (nº 24, marzo 1973).
Para entonces, Windsor-Smith ya había decidido, ahora sí definitivamente, abandonar Marvel y, eventualmente, la industria del cómic. Su integridad como artista no le permitía invertir menos esfuerzo y tiempo en cada página de lo que ya hacía, pero eso le impedía cumplir los plazos de entrega necesarios para ajustarse a lo que, esencialmente, es una producción en cadena. Además, no estaba conforme ni con las tarifas que recibía ni con la política de derechos de autor ni con el aspecto final de su trabajo una vez editado el cómic. Había llegado la hora de marcharse y así se lo comunicó a Roy Thomas. Éste lo comprendió, y para el último número en el que ambos iban a colaborar, decidió que ambos iban a darlo todo. Y así fue.

Conan de Roy Thomas y Barry Windsor Smith 07 -03- La Canción de Red Sonja 01

La pelirroja tienta a Conan prometiéndole sus favores a cambio de que la acompañe en su intención de irrumpir en la cámara del tesoro del palacio real para robar algo. No tarda en quedar claro que Sonja ha manipulado y utilizado a Conan, quien se da cuenta de que ha encontrado su igual. Al final de ese número, mientras arrolla a Conan con su caballo y se pierde en la distancia con su botín, Sonja le dice:
"Mis labios no los tocarán los de ningún hombre, cimmerio, salvo los del que me derrote en el campo de batalla…¡Y eso no lo conseguirás ni siquiera tú!".
En sólo dos números, el personaje había quedado perfectamente definido: agresivo, valiente…y ferozmente individualista. Con toda la razón, La Canción de Red Sonja ganó el Shazam Award a la Mejor Historia Individual en 1973.
Este último episodio fue la integración perfecta de genialidad técnica y éxito artístico, un logro que se realizó sin sacrificar ni la calidad de la historia ni la caracterización de los personajes. La combinación de todos esos elementos convierte a este número no sólo en el estándar por el que todos los cómics deberían medirse, sino en el punto álgido de las carreras de Thomas y Smith. Aunque ambos seguirían aportando obras de calidad al medio, nunca volverían a establecer el mismo grado de empatía artística con otros colaboradores como la que ellos compartieron.

Conan de Roy Thomas y Barry Windsor Smith 07 -03- La Canción de Red Sonja 02

Conan de Roy Thomas y Barry Windsor Smith 07 -03- La Canción de Red Sonja 03

Inmerso más que nunca en la estética de los prerrafaelitas y el Art-Noveau del siglo XIX, su trabajo en este episodio –que él mismo entintó, dispuesto a que ningún otro estropeara lo que iba a ser su despedida de la colección– parecía más elaborado, mucho más detallado que nunca, con escenas espectaculares como la pelea de taberna que abre la historia, el baño nocturno de Conan y una semidesnuda Sonja, y la batalla contra la gran serpiente en la torre del tesoro, con joyas, monedas y metales preciosos esparcidos alrededor con aparente descuido.
La obsesión de Windsor-Smith con el detalle y su compromiso con el realismo, hizo del mundo Hibóreo de Conan un entorno de fantasía de tal exuberancia que consiguió lo imposible: cambiar la imagen que los fans tenían de Conan, del musculoso bárbaro pintado por Frank Frazetta (que durante años había adornado las portadas de las novelas de Howard) por la de su propia interpretación. Y, sin embargo, su intención no fue nunca apabullar al lector colocando bellas instantáneas una al lado de otra, sino que todo su innegable talento gráfico quedaba supeditado al verdadero objetivo que Smith nunca perdió de vista: narrar una historia.

Pero el trabajo de Windsor-Smith no hubiera sido suficiente para poner a Conan en lo más alto del podio. Tuvo una incalculable ayuda y apoyo en el buen juicio editorial y la capacidad creativa de Roy Thomas. A la altura de La canción de Red Sonja estaba bien versado en el estilo, temas, ritmo y prosa de Robert E. Howard y lo demostró convirtiendo su guión para este número en una pequeña joya de la fantasía. Destacan un par de páginas sin viñetas, una sobre el brujo Kharam-Akkad: "Siempre llega, incluso para los magos, el momento del gran temor. Entonces, el trono de oro del poder se transmuta en latón y el resplandeciente cetro se cubre de escoria";

çConan de Roy Thomas y Barry Windsor Smith 07 -03- La Canción de Red Sonja 04

Y otra sobre el difícil matrimonio del rey de Makkalet y su reina, que reproducía los problemas conyugales del propio Thomas:
"Melissandra se pone en pie. Durante una eternidad, se miran el uno al otro, buscan las palabras que siempre les han costado tanto a esta reina tan joven y a su esposo que le dobla la edad. Al fin, comprenden que no les quedan palabras por decirse. Y silenciosamente, se abrazan con fuerza…en este abrazo no hay pasión, tan sólo tierno afecto… Y por un momento, no existe ya la horda turania que asedia los altos y serpentinos muros de Makkalet, ni la guerra santa en la que grandes imperios deberán alzarse y caer…Sólo queda un hombre que de repente se ha hecho mayor, y una mujer que nunca fue niña".

Conan de Roy Thomas y Barry Windsor Smith 07 -03- La Canción de Red Sonja 06

Conan de Roy Thomas y Barry Windsor Smith 07 -03- La Canción de Red Sonja 05

Conan de Roy Thomas y Barry Windsor Smith 07 -03- La Canción de Red Sonja 07

Conan de Roy Thomas y Barry Windsor Smith 07 -03- La Canción de Red Sonja 10 - Compo

Nadie lo podía haber previsto entonces, pero este número de Conan el Bárbaro, lejos de ser un avance de la grandeza que estaba por venir, fue en realidad el clímax de una época. La magia de esta primera etapa se extinguió pronto, siendo sustituida por una creciente trivialización. Con la disolución del equipo Thomas–Smith, gran parte de la inspiración necesaria para que el comic-book alcanzara todo su potencial como medio apto para todos los públicos, pareció diluirse.
De todas formas, Thomas y Smith aún tendrían un último momento de gloria con Conan, aunque no en la colección mensual.
Savage Tales, publicación de aventuras, fantasía y espada y brujería, con fecha de portada de octubre de 1973 aparece el número dos, tras cuya sensacionalista cubierta de inspiración pulp firmada por John Buscema, los lectores pudieron disfrutar de cinco historias ofrecidas por gente de la talla de Bernie Wrightson, Gray Morrow… y Barry Windsor-Smith. Éste firmó aquí la que está considerada su mejor historia del bárbaro: Clavos Rojos.

Conan de Roy Thomas y Barry Windsor Smith 08 -01- Portada

Aunque el artista parecía haber alcanzado su cénit en el nº 24 de la colección regular, La canción de Red Sonja, su visión de Conan carecía del toque final que aseguraría su inmortalidad. Ese toque era el salvajismo y la violencia de la Edad Hiboria tal y como los imaginó su creador, Robert E. Howard.
Savage Tales se distribuía sin el sello del Comics Code, Windsor-Smith fue por fin libre de reflejar toda la sangre que antes sólo había podido sugerir. Y para ello, él y Thomas no pudieron haber elegido mejor historia que Clavos Rojos, uno de los más extraños relatos largos escritos por Howard. Repleto de terror, violencia, torturas sádicas, muertos vivientes y tensión sexual, la historia era perfecta para la línea editorial de Savage Tales. Y, además, fue tan fiel esa adaptación que hubo que dividirla en dos entregas, aunque los lectores debieron esperar varios meses entre una y otra. Stan Lee no se sentía muy seguro respecto a las ventas y tardó en dar el visto bueno a un tercer número de la cabecera, que por fin apareció en febrero de 1974, incluyendo la ansiada continuación bajo el título de El morador de las catacumbas (aunque ambas partes se suelen englobar y publicar siempre como Clavos rojos).

Conan de Roy Thomas y Barry Windsor Smith 08 -02- Clavos Rojos 01

Conan de Roy Thomas y Barry Windsor Smith 08 -02- Clavos Rojos 02

Barry Windsor-Smith nunca pretendió que su Conan fuera el vivo reflejo del de Howard. Siempre le interesaron más la imaginería fantástica, la atmósfera mágica y la decadencia del mundo hibóreo. Pero sin duda, fue en Clavos rojos donde más se acercó al cimmerio tal y como fue originalmente concebido por su creador –aunque en la última parte se evidencien las prisas de Windsor-Smith por terminar el encargo–. El blanco y negro original demuestra el cuidado depositado en la ambientación, utilizando los claroscuros para construir una atmósfera claustrofóbica en la que cada sombra parece esconder una amenaza.
Frustrado con una industria del cómic incompatible con sus aspiraciones e intereses, Windsor-Smith abandonó el medio por completo, centrándose en su propia compañía, Gorblimey Press, donde durante quince años realizó arte comercial antes de regresar al mundo de las viñetas. Volvió a ofrecer trabajos interesantes, sobresalientes incluso. Su etapa como ilustrador en The Studio fue, de hecho, magnífica, así como algunas páginas y secuencias para posteriores cómics de Marvel en los ochenta.

Conan de Roy Thomas y Barry Windsor Smith 08 -02- Clavos Rojos 03

Por otra parte, pese a su pretendida calidad como guionista, lo cierto es que las historias que escribió nunca estuvieron a la altura de su soberbia. A mediados de los setenta ya había alcanzando una meseta de la que sólo podía descender. Aunque sus dibujos seguían siendo mucho mejores que los de la mayoría de artistas jóvenes que se iban incorporando al medio, no eran más que una versión diluida de sus antiguos logros en Conan.
A Thomas no le había resultado fácil sacar adelante su corazonada. Fue una apuesta arriesgada en su momento: Conan no era un personaje propiedad de la casa, estaba fuera de la continuidad en la que se movían el resto de sus héroes disfrazados, inserta en una temática ajena a lo que resultaba familiar para los lectores de Marvel, protagonizada por un personaje tan carente de superpoderes como de humor y escrúpulos, difícilmente integrable en los puritanos parámetros del Comics Code y dibujado por un artista prácticamente novel que se internaba en arriesgados experimentos estilísticos y narrativos que poco tenían que ver con la tradición del cómic book americano.

Conan de Roy Thomas y Barry Windsor Smith 08 -02- Clavos Rojos 04

Conan de Roy Thomas y Barry Windsor Smith 08 -02- Clavos Rojos 05

Conan de Roy Thomas y Barry Windsor Smith 08 -02- Clavos Rojos 06

El origen de Red Sonja se ha escrito en tres ocasiones, la última por Roy Thomas y Esteban Maroto (quien diseñó el icónico bikini metálico con el que desde entonces se asocia siempre a la diablesa):
La pequeña Sonja, celosa del adiestramiento en el manejo de armas de sus hermanos varones, aprovecha las noches para practicar con la espada a escondidas. Poco antes de alcanzar la mayoría de edad (según nuestro canón actual, puede que no el de la era Hyboria), a los 17, la tragedia se cierne sobre su familia al completo, que será masacrada sin piedad por una cuadrilla de soldados mercenarios que los asesinan a todos por pura diversión, violándola brutalmente antes de incendiar su hogar y su granja. Tras escapar a duras penas al bosque, Sonja tiene una visión en la que un ser andrógino, la diosa Scathach, armado con una espada promete concederle la fuerza suficiente como para vengarse de sus enemigos y conquistar el mundo, pero con una condición, que no se entregue jamás a ningún hombre si este no la derrota antes en combate. La protagonista acepta el ofrecimiento fervientemente, y es entonces cuando la aparición la toca con la punta de su espada y desaparece.

Conan -23- Barry Windsor Smith - Portada The Song of Red Sonja