Bueno cambianos un poco las cosas, o las recuperamos, ¿quién sabe?,
Cuando inicié este blog estaba convalenciente y era multitemático, como se encarga de enunciar el banner de entrada.
Con el paso del tiempo se centró más en la escalada. Era lo que tocaba, y ya que hacer la entradas consume su tiempo y era mejor centrarse en lo que parecía más prioritario.
Durante ese tiempo echaba de menos el resto de actividades y uno de de los leit motiv lo desarrollé como texto de encabezamiento. No lo guardaba pues no era algo generado por mi, aunque fuera una mera descripción de una excursión, sin más; sino que cada texto nuevo sobrescribía al anterior.

Con el paso del tiempo he echado en falta que esos textos, copias directas de los hablado o leído en diversos media, no quedaran guardados y a disposición de quién los buscara.
Así que he decidido almacenarlos como entradas en el blog.
No hace falta avisar, creo, pero lo recalco que son mis gustos, que la emoción que despiertan dependen del momento en que me encuentre y de un visionado muy continuado, a veces, de la materia a la que hacen referencia y que "para gustos colores".

Suerte, bienvenidos al Caos (esa escalera que se sube) y que los disfrutéis.

====================

También tengo que dejar constancia de que gracias a Google ahora tengo más problemas a la hora de diseñar las entradas del blog.

Google ha eliminado el programa Picasa y lo ha sustituido por Google Fotos.

Eso ha cambiado la forma de tenía de gestionar mis fotos y mis álbumes por otra en la que, para mi gusto, no tiene la misma plasticidad; y sobre todo el emplear imágenes para ilustrar el blog ya que ahora no se puede “Insertar fotos o álbumes en sitios web”.

Hay entradas guardadas y programadas que no han sufrido daño pero otras sí. Desconozco si hay alguna entrada antigua que se haya visto alterada por “esta mejora”.

Para las entradas de reciente creación he tenido que buscar otro servicio y he recurrido a la competencia, a Flickr de Yahoo; y adaptarme a su forma de gestionar.
La gestión de las fotos y álbumes me parece un poco más engorrosa que la que ofrecía Picasa, igual cuando lo tenga más por la mano lo veo de otra manera, pero permite insertar/añadir imágenes en el blog.

Entiendo que Google no quiera perder terreno ante la competencia y quiera adaptarse a las actuales corrientes sociales pero Google se ha hecho el gigante que es porque ofrecía a la gente lo que ésta pedía y lo que necesitaba. Cambiando un servicio a peor, ya que para mi restarle competencias a lo que ya ofrecía es a peor, Google se está convirtiendo en una empresa perversa pues ya no ofrece al usuario lo que éste demanda sino que desde su posición obliga al usuario a adaptarse a lo que se le ofrece, un “o lo tomas o lo dejas”.

Por comentarios que me han hecho lectores del Blog hay dificultad para ver algunas de las imágenes y para poder descargarlas. Por lo que he visto, a pesar de que se trata de fotos subidas a álbumes de carácter público, con la remodelación de Picasa a Google Fotos hay imágenes que se han transformados en privadas, por la cara, y han dejado de ser accesibles a todos los públicos. Como revisar las más de 700 entradas que hay actualmente es inviable recomiendo que si alguien está muy interesado en alguna imagen se onga en contacto a través del correo del blog e intentaré arreglarlo o hacérsela llegar.

miércoles, 6 de mayo de 2009

Experiencia Extrema

La cadena pública de TV France 2 ha realizado un concurso-documental sociológico en clave de telerrealidad.
El concurso se titula “Experiencia Extrema” y se está rodando en las afueras de París. El presupuesto del proyecto es de 2,5 millones de euros; es mucho dinero pero la pedagogía social unida a la crítica al delirio de la telerrealidad han disipado las dudas de la cadena sobre su idoneidad.

Compiten dos concursantes moderados por un árbitro y el juego se basa en asociar palabras y ganar como premio un millón de euros.
Un concursante se encarga de hacer las preguntas y el otro de responderlas. En caso de fallo este concursante recibe una descarga eléctrica administrada por el concursante que hace la pregunta. La presentadora ejerce de árbitro, pero es el concursante el que reparte el castigo. El concursante que falla se arriesga a recibir descargas eléctricas cada vez que se equivoca, de hasta cuatro niveles de intensidad: 220, 240, 320 y 480 voltios. Inferiores a las que provocan la muerte en una silla eléctrica convencional; pero el cúmulo de errores puede conducir a una suerte de explosión neuronal y al colapso.

El programa esta siendo grabado para ser emitido a finales de año, pero se han filtrado alguno de los momentos del concurso, lo que hace dudar de si será emitido finalmente y todo esto no será un truco publicitario.
“El concursante que recibe las descargas en un momento pierde los nervios y ruega al límite de la epilepsia que le permitan salir de la cápsula sellada donde se realiza el juego de las preguntas y las descargas.
- ¡No tenéis derecho a encerrarme aquí dentro!. No puedo más. ¡Dejar de castigarme!. Me muero...
La plegaria llega a los oídos del rival pero este continúa haciendo preguntas y aplicando descargas con la aquiescencia de la presentadora. Las reglas son las reglas y no se puede abandonar el concurso hasta que se acierte o se falle la pregunta número 27."

Televisión a la Descarga

Según el realizador y productos francés Cristopher Nick: “La cuestión que nos planteamos es cómo se puede criticar a la televisión desde la televisión misma. Y la respuesta nos la han dado las reglas que la propia TV utiliza. Llevando a un extremo los límites de la telerrealidad, mostrando hasta dónde pueden llegar los bajos fondos del ser humano en una sociedad mirona y exhibicionista.
El universo de la violencia real ha abandonado el terreno de los informativos para ocupar el de los programas de entretenimiento.
Quiero demostrar que se puede empujar a la gente a hacer cualquier cosa. Incluso provocar dolor a alguien ajeno.
El hecho de que un concursante educado y honesto se avenga a electrocutar al rival prueba dónde se encuentra el umbral de los instintos cada vez que hay una cámara, un contexto anómalo, un público sobreexcitado y una cantidad descomunal de dinero sobre la mesa: un millón de euros..
La capacidad de provocar la sumisión es equivalente a la capacidad de resistencia de la víctima

El programa se atiene al contexto del test de La Banalidad del Mal, formulado por el norteamericano Stanley Milgram entre los años 1.960-1.963.

Adaptado, con cierta alegría, de un artículo de Rubén Amón para El Mundo del martes 29/04/09; sección Comunicación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario