Bueno cambiamos un poco las cosas, o las recuperamos, ¿quién sabe?,
Cuando inicié este blog estaba convalensciente y era multitemático, como se encarga de enunciar el banner de entrada.
Con el paso del tiempo se centró más en la escalada. Era lo que tocaba, y ya que hacer la entradas consume su tiempo era mejor centrarse en lo que parecía más prioritario.
Durante ese tiempo echaba de menos el resto de actividades y uno de de los leit motiv lo desarrollé como texto de encabezamiento. No lo guardaba pues no era algo generado por mi, aunque fuera una mera descripción de una excursión, sin más; sino que cada texto nuevo sobrescribía al anterior.

Con el paso del tiempo he echado en falta que esos textos, copias directas de los hablado o leído en diversos media, no quedaran guardados y a disposición de quién los buscara.
Así que he decidido almacenarlos como entradas en el blog.
No hace falta avisar, creo, pero lo recalco que son mis gustos, que la emoción que despiertan dependen del momento en que me encuentre y de un visionado muy continuado, a veces, de la materia a la que hacen referencia y que "para gustos colores".

Suerte, bienvenidos al Caos (esa escalera que se sube) y que los disfrutéis.

====================

También tengo que dejar constancia de que gracias a Google ahora tengo más problemas a la hora de diseñar las entradas del blog.

Google ha eliminado el programa Picasa y lo ha sustituido por Google Fotos.

Eso ha cambiado la forma de tenía de gestionar mis fotos y mis álbumes por otra en la que, para mi gusto, no tiene la misma plasticidad; y sobre todo el emplear imágenes para ilustrar el blog ya que ahora no se puede “Insertar fotos o álbumes en sitios web”.

Hay entradas guardadas y programadas que no han sufrido daño pero otras sí. Desconozco si hay alguna entrada antigua que se haya visto alterada por “esta mejora”.

Para las entradas de reciente creación he tenido que buscar otro servicio y he recurrido a la competencia, a Flickr de Yahoo; y adaptarme a su forma de gestionar.
La gestión de las fotos y álbumes me parece un poco más engorrosa que la que ofrecía Picasa, igual cuando lo tenga más por la mano lo veo de otra manera, pero permite insertar/añadir imágenes en el blog.

Entiendo que Google no quiera perder terreno ante la competencia y quiera adaptarse a las actuales corrientes sociales pero Google se ha hecho el gigante que es porque ofrecía a la gente lo que ésta pedía y lo que necesitaba. Cambiando un servicio a peor, ya que para mi restarle competencias a lo que ya ofrecía es a peor, Google se está convirtiendo en una empresa perversa pues ya no ofrece al usuario lo que éste demanda sino que desde su posición obliga al usuario a adaptarse a lo que se le ofrece, un “o lo tomas o lo dejas”.

Por comentarios que me han hecho lectores del Blog hay dificultad para ver algunas de las imágenes y para poder descargarlas. Por lo que he visto, a pesar de que se trata de fotos subidas a álbumes de carácter público, con la remodelación de Picasa a Google Fotos hay imágenes que se han transformados en privadas, por la cara, y han dejado de ser accesibles a todos los públicos. Como revisar las más de 700 entradas que hay actualmente es inviable recomiendo que si alguien está muy interesado en alguna imagen se onga en contacto a través del correo del blog e intentaré arreglarlo o hacérsela llegar.

viernes, 1 de enero de 2010

EL CARGOLAIRE - La Cova del Cargolaire




LA CUEVA DEL CARACOLERO.

En Calders hay un lugar llamado "La Cova del Cargolaire" (Cueva del Caracolero). Es una lugar abrigado, una cueva desde donde se tiene una bonita vista del meandro del río y del castillo. Ya que forma un abrigo natural, la cueva fue aprovechada por Miquel, un hombre de la Tierras del Ebro, llegado a Calders por allá en los años 40, una vez acabada la guerra. Se construyó una barraca con arcilla, ladrillos, piedras y otros materiales en desuso. El espacio era muy confortable: cocina, despensa, dormitorio,... Todo se lo acomodo a su manera.

Miquel fue un personaje que dejó buenos sentimientos entre los calderienses que lo conocieron. Tanto, que entre todas las personas con las que hemos hablado, no hemos encontrado ninguna que nos dijera cosas malas. Era bajito, moreno y de pocas palabras; más bien hosco pero muy trabajador. Iba vestido de leñador, con camisa rayada, faja negra, boina en la cabeza y pantalones de terciopelo cosidos y remendados. Aunque era pobre no era un indigente. Iba bien limpio dentro de lo que podía; muchos le había visto lavarse la ropa en el río y ponerla a secar al sol. Solía fumar caliqueños.

Los días se lluvia se le podía ver al anochecer con una luz de carburo y un saco de recoger caracoles. Cuando tenía muchos, los lavaba y los vendía en el mercado de Tona o en las tiendas que se los quisieran comprar. Era una manera de ganarse la vida. También trabajaba en los huertos de algunos vecinos o hacía trabajillos como podar, cortar la hierba o cosas por el estilo. ¡Con los pocos medios que tenía para vivir dicen a aún pudo ahorrar un poco!.
De su vida antes de llegar a Calders, nadie supo ningún detalle. Ni de las causas de hicieron que se alejase tanto de su tierra.

Después, cuando enfermó, el pueblo respondió como si se tratara de un familiar. Muchos fueron los que acudieron a dar sangre, le dejaron todo lo que pudieron, lo fueron a visitar... Finalmente murió, como todos, pero un poco más joven, sin dejar mensaje alguno a nadie en especial, excepto el que dejó para todo el pueblo de Calders: la humanidad que supo despertar en toda su gente, el oficio -el caracolero- que con él se perdió un poco, el nombre de un lugar que pasar, por siempre jamás, a denominarse "La Cova del Cargolaire".

A veces las grandes personas son aquellas que viven su vida dando testimonio y haciendo el trabajo lo mejor que saben. La suya fue una manera de vivir diferente y la gente de Calders la supo entender y valorar porque era digna y honesta.
Ahora "La Cova del Cargolaire", ya es un lugar conocido. Se puede ver la misma vista del castillo y del meandro del río. Delante mismo de la cueva está la explana del pequeño huerto que cultivaba. Y los días de lluvia, cuando ya oscurece, a veces se puede ver una luz -no sabemos si de carburo- de alguien que busca caracoles para vender.

(Leyenda escrita por alumnos de la escuela Anton Busquets i Punset de Calders).

-----------------------------------------------------------

Paisaje desde la Cova del Cargolaire

ACCESO.-

El Cargolaire es una zona de escalada deportiva de Calders que cuenta actualmente con unas 120 vías.
El porque del nombre lo teneis ya contado.
Se puede considerar a Calders Cargolaire y Calders Desplomes como un todo. Comparten casi todo: El acceso a Calders es idéntico, comparten la misma orientación solar, el mismo tipo de roca, etc, etc. Ver anterior entrada.
Se diferencian en que en el acceso al algo diferente y que en el Cargolaire las vías cuentan de entre 2 a 5 seguros.

Llegamos a Calders, ya sea desde Manresa o Moià a la misma rotonda, nada más iniciar el trayecto hacia Sant Llorenç Savall, a mano izquierda a la altura de l'Alzina de l'Erola o de l'Arola tenemos una mini explanada que hace de parking. Aparcar con precaución al aparcar pues la explanada comparte su ubicación con una pista de acceso a labores agrícolas. Este mini sitio se puede complementar con otro mini parking sito enfrente, al lado de una casa.
De esta explanada sólo hay que seguir el PR-C 197, señalado con unas marcas blancas y amarillas, que en menos de dos minutos nos llegan hasta pie de vía en el sector Cova del Cargolaire.



CARACTERÍSTICAS.-

El Cargolaire tiene tres sectores. Tal como llegamos del sendero: a mano izquierda tenemos el Sector El Meandre. A mano derecha el Sector Cova del Cargolaire y a continuación de este el Cara Sud de Calders.
Vías cortas, equipadas con parabolts (de 2 a 5 por vía según nuestra experiencia, bien distribuidos), con chapas doradas o mimetizadas. Reuniones con argolla, con abuso a nuestro parecer de enlace de cordino/cuerda en lugar de cadena.
Lo normal es que no haya nombre a pie de vía; con alguna excepción como la de La Cargolada.
Roca mala, quebradiza en sus primeros 1-2 metros para mejorar luego a medida que gana altura.
Escalada con tendencia a movimientos de bloque o concentrados, si bien puedes encontrar alguna vía de continuidad. Modalidad de agarres bastante variada.
Es cara sur, o sea sol todo el día, lo que puede dificultar la escalada en aquellas vías con pasos duros en romo. Es ideal para el invierno y nula en verano.

Las reseñas se pueden encontrar en el Bar Soldevila de Calders; el cual cierra los sábados por descanso semanal. Una práctica habitual es acercarse con las reseñas al ayuntamiento para hacer fotocopias (que hay que pagar). No suelen quedar muy bien y luego hay que retocarlas con bolí o lo que se tenga a mano. Si hay suerte igual hay una copia escaneada en el ordenador del ayuntamiento y es cuestión de que la impriman, la calidad es mejor. En todo caso es útil hacer una fotografía de las mismas por lo que pudiera pasar.

LA JORNADA.-

Con una previsión de sol, un grupo de cinco personas: Marcos, Joaquim, Jaume, Joan y yo habíamos quedado en la gasolinera de Palleja para ir a Les Papares o a Montserrat.
El tiempo nos sorprendió con nubes de lluvia y lluvia desde las 7:30 de la mañana y que al llegar a Olesa de Motserrat, sobre las 9:45 parecía que se había aposentado en la zona y se resistía a abandonarla.
Ante la perspectiva de un día como mínimo frío, mojado en el peor de los casos y como se veía el cielo despejado por la zona de Manresa propongo ir a conocer la zona conocida como El Cargolaire. Ninguno de los presentes ha estado y...
Tras hacer acopio de las reseñas y dando gracias de que el acceso es corto damos gracias de poder empezar a escalar sobre las 11 de la mañana.

Tenemos la ventaja de son vías cortas y si nos ponemos podemos hacer un buen número; tenemos la desventaja de que no sabemos cuales son las vías que más nos van según nuestro gusto, dejando de lado el hecho de que nos suelen gustar vías con más metros de roca para escalar.

Sector Cova del Cargolaire.

Nos asentamos en la entrada o mitad derecha (vista frontal) de este sector.

} Mercisu, V (5c en reseñas). Guapa y asequible vía sin ninguna complicación.

} Brams, 6a/a+ (6b en reseñas). Via guapa. No es bloquera si bien la dificultad está en los últimos pasos pero de forma repartida y se hace bien. Me pareció un 6a durillo o 6a+ asequible. La hicimos todos si no me equivoco. Sale a vista.

Joan Palou en Brams, 6a/a+

Joaquim Aguilar en Brams, 6a/a+


} El Vanguardista, 6a/a+ (6b en reseñas). Sale a vista pero sufriendo en la última chapa donde la dificultad sube de golpe. La hicimos casi todos y no nos pareció muy recomendable, aunque es lo que hay.

} Canvi d'Aires, 6c (6c+ en reseñas). Viote. Continuidad con reposos los justos. Joan Palou se la hace a vista, yo al segundo pegue tras matizar los pasos.
El supuesto 6c+ de El Coll de la Barraca, que probé hacia pocos días, tiene más dificultad en sus dos primeras chapas como en toda esta vía. Entre que esa vía no es 6c+ y que ésta, una vez matizada, no es tan fiera como parece, creo que 6c le está bien.

Jaume Pons en Canvi d'Aires, 6c


Yo en Canvi d'Aires, 6c

} Minerva, 7a/a+. Joan Palou se atreve con ella pero su rara entrada en diagonal y desplomada, en nada lógica, le hace desistir. La entrada a la vía es una propuesta, un juego de escalada ya que la vía lógica sería "El Formulari" que sube recto y a su izquierda.

} La Recompensa, 7b+/c. El proyecto de Joan Palou para el día de hoy. Una vía de 3 chapas y reunión, donde la dificultad está desde que chapas la primera hasta que sales de la 2ª a buscar la tercera. Queda sin encadenar pues hay dos pasos de romo que se le resisten en todos los pegues que le da.
Es una vía para gente que hace bloque, de forma habitual, y con nivel; como factor añadido es que dio el sol casi todo el día y eso no ayuda a cogerse de esos romos, que encima son negativos y en pendiente.

} Africa, 7b+ por fisura, 7c recto. Marcos, Joaquim y Jaume se atreven con esta vía en su variante de 7b+. Tras un par de tientos no les convence, Todo muy concentrado en el desplome y luego 6a hasta la R.

} La Cargoladreta, 7b+. Vía con muy buena pinta que recibe la visita del trío anterior. Desplome que te gasta y placa exigente que te extenúa.

Marcos Udaeta en el bombito de La Cargoladreta, 7b+


Marcos Udaeta atacando la placa de La Cargoladreta, 7b+

} Maleits Diners, 6a (6b en reseñas). Tras matizar la entrada, hay una manera sencilla de hacerla y no es atacando la chapa por su derecha, sino recto, y tras el paso cancentrado a la altura de la primera chapa, el resto es trámite. Es más fácil que su vecina, El Vanguardista. No sale a vista sino al segundo pegue por un problema solar.

Jaume Pons en Maleits Diners, 6a

La conclusión es que aunque no sea el tipo de escalada que más me motiva, me gustan más metros, y hay zonas de escalada en este estilo a las que tengo por ahora más cariño, la conozco muy poco para hacerme una idea más imparcial y hay vías que me han gustado mucho.
Habrá que encontrar tiempo y momentos para volver.
A casa que a la noche hay que oir las campanadas y tomar las uvas para tener una forma física formidable el año que viene.

No hay comentarios:

Publicar un comentario