Bueno cambiamos un poco las cosas, o las recuperamos, ¿quién sabe?,
Cuando inicié este blog estaba convalensciente y era multitemático, como se encarga de enunciar el banner de entrada.
Con el paso del tiempo se centró más en la escalada. Era lo que tocaba, y ya que hacer la entradas consume su tiempo era mejor centrarse en lo que parecía más prioritario.
Durante ese tiempo echaba de menos el resto de actividades y uno de de los leit motiv lo desarrollé como texto de encabezamiento. No lo guardaba pues no era algo generado por mi, aunque fuera una mera descripción de una excursión, sin más; sino que cada texto nuevo sobrescribía al anterior.

Con el paso del tiempo he echado en falta que esos textos, copias directas de los hablado o leído en diversos media, no quedaran guardados y a disposición de quién los buscara.
Así que he decidido almacenarlos como entradas en el blog.
No hace falta avisar, creo, pero lo recalco que son mis gustos, que la emoción que despiertan dependen del momento en que me encuentre y de un visionado muy continuado, a veces, de la materia a la que hacen referencia y que "para gustos colores".

Suerte, bienvenidos al Caos (esa escalera que se sube) y que los disfrutéis.

====================

También tengo que dejar constancia de que gracias a Google ahora tengo más problemas a la hora de diseñar las entradas del blog.

Google ha eliminado el programa Picasa y lo ha sustituido por Google Fotos.

Eso ha cambiado la forma de tenía de gestionar mis fotos y mis álbumes por otra en la que, para mi gusto, no tiene la misma plasticidad; y sobre todo el emplear imágenes para ilustrar el blog ya que ahora no se puede “Insertar fotos o álbumes en sitios web”.

Hay entradas guardadas y programadas que no han sufrido daño pero otras sí. Desconozco si hay alguna entrada antigua que se haya visto alterada por “esta mejora”.

Para las entradas de reciente creación he tenido que buscar otro servicio y he recurrido a la competencia, a Flickr de Yahoo; y adaptarme a su forma de gestionar.
La gestión de las fotos y álbumes me parece un poco más engorrosa que la que ofrecía Picasa, igual cuando lo tenga más por la mano lo veo de otra manera, pero permite insertar/añadir imágenes en el blog.

Entiendo que Google no quiera perder terreno ante la competencia y quiera adaptarse a las actuales corrientes sociales pero Google se ha hecho el gigante que es porque ofrecía a la gente lo que ésta pedía y lo que necesitaba. Cambiando un servicio a peor, ya que para mi restarle competencias a lo que ya ofrecía es a peor, Google se está convirtiendo en una empresa perversa pues ya no ofrece al usuario lo que éste demanda sino que desde su posición obliga al usuario a adaptarse a lo que se le ofrece, un “o lo tomas o lo dejas”.

Por comentarios que me han hecho lectores del Blog hay dificultad para ver algunas de las imágenes y para poder descargarlas. Por lo que he visto, a pesar de que se trata de fotos subidas a álbumes de carácter público, con la remodelación de Picasa a Google Fotos hay imágenes que se han transformados en privadas, por la cara, y han dejado de ser accesibles a todos los públicos. Como revisar las más de 700 entradas que hay actualmente es inviable recomiendo que si alguien está muy interesado en alguna imagen se onga en contacto a través del correo del blog e intentaré arreglarlo o hacérsela llegar.

domingo, 29 de noviembre de 2009

Elena Desserich


Cuando esos locos bajitos te tocan la fibra, verdaderamente te rompen y te asombran.

Brooke y Keith Desserich, una pareja estadounidense que rondaba la treintena, recibieron una mala noticia cuando Elena tenía cinco años y su hermana Grace, cuatro. Elena estaba afectada por un gliobastoma difuso, un agresivo y raro tumor cerebral. Elena murió en agosto de 2.007 a los seis años de edad.

Le dieron 135 días de vida. Vivió 121 días adicionales.
Elena fue entendiendo que, cada día que pasaba, era un regalo divino, por lo que ideó una lista de todas las cosas que quería y podía hacer todavía: nadar con delfines, hacer esquí acuático, conducir un coche… Un día, un deseo…
Durante estos 255 días empezó a escribir notas de cariño para sus familiares y hasta para su macota preferida, un perro chihuahua. Junto con mensajes de "os quiero", la pequeña llenó folios de flores, corazones y otros dibujos. Los últimos nueve meses de vida los dedicó a buscar los escondites perfectos para sus mensajes personales.
Con el paso del tiempo iba perdiendo sensibilidad y movilidad en distintas partes de su cuerpo , incluido el habla, con lo que las actividades más físicas de su lista de deseos pasaban a un segundo plano. Sus manos fueron las últimas en desobedecer a su maltrecho cerebro; por lo que entonces se dedicó a pintar, a pintar,… y a escribir.

Después de su muerte, sus padres fueron encontrando las notas y dibujos que ella les había dejado escondidos en los rincones más insospechados de su casa (dentro de una taza, entre las páginas de un libro,...). Y empezaron a recopilarlas para enseñárselas algún día a su hermana pequeña. Al principio las colgaron en una página web familiar, como tributo a la pequeña. Pronto empezaron a recibir mensajes de desconocidos que había visto y leído las notas.



Cuando ya tenían tres cajas llenas de mensajes, a los dos años de su muerte, decidieron darle forma de libro: "Notes left behind" (Notas que dejó atrás), cuyos beneficios serán destinados a una fundación creada por los Desserich tras la muerte de Elena dedicada a la lucha contra el cáncer pediátrico y bautizada "The Cure Stars Now" (La Cura Empieza Ahora).

Sus padres consideran estas páginas un tributo a la pequeña y un mensaje de humildad y de lucha en los momentos finales. Ellos mismos reconocen esa batalla interna entre la aceptación de lo inevitable y su impulso por tratar de hacer algo para evitarlo. "Odio pensar que sabía que iba a morir, pero creo que así era".
"Creo sus pinturas era una forma de decirnos que todo iba bien".
Ambos temen el momento en que dejen de encontrar más dibujos de Elena. "Cada vez que lo hacemos es como si nos abrazase". Cada uno de ellos lleva en la cartera una nota sin abrir. "Es una forma de guardar su último mensaje".

Adaptado de María Valerio para El Mundo, especial Medicina del jueves 26 de noviembre de 2.009 y complementado con algún dato sacado de páginas web que no referenció pues tenían comentarios plenamente fuera de todo y no estaban censurados.

3 comentarios:

  1. ke historia mas bonita pero kn final triste esa niña era un angel

    ResponderEliminar
  2. de parte de sonia de jaen besaxos

    ResponderEliminar
  3. Hola Sonia de Jaen.
    Besos para ti tb.
    La historia me encanto, me emocionó y me puso los pelos de punta. Porque la presencia del hijo muerto nunca se desvanece, siempre presente, inocentemente nunca sabes cuando va a darte su próximo mensaje, cuando va a decirte lo mucho que te quiere.

    ResponderEliminar