Bueno cambianos un poco las cosas, o las recuperamos, ¿quién sabe?,
Cuando inicié este blog estaba convalenciente y era multitemático, como se encarga de enunciar el banner de entrada.
Con el paso del tiempo se centró más en la escalada. Era lo que tocaba, y ya que hacer la entradas consume su tiempo y era mejor centrarse en lo que parecía más prioritario.
Durante ese tiempo echaba de menos el resto de actividades y uno de de los leit motiv lo desarrollé como texto de encabezamiento. No lo guardaba pues no era algo generado por mi, aunque fuera una mera descripción de una excursión, sin más; sino que cada texto nuevo sobrescribía al anterior.

Con el paso del tiempo he echado en falta que esos textos, copias directas de los hablado o leído en diversos media, no quedaran guardados y a disposición de quién los buscara.
Así que he decidido almacenarlos como entradas en el blog.
No hace falta avisar, creo, pero lo recalco que son mis gustos, que la emoción que despiertan dependen del momento en que me encuentre y de un visionado muy continuado, a veces, de la materia a la que hacen referencia y que "para gustos colores".

Suerte, bienvenidos al Caos (esa escalera que se sube) y que los disfrutéis.

====================

También tengo que dejar constancia de que gracias a Google ahora tengo más problemas a la hora de diseñar las entradas del blog.

Google ha eliminado el programa Picasa y lo ha sustituido por Google Fotos.

Eso ha cambiado la forma de tenía de gestionar mis fotos y mis álbumes por otra en la que, para mi gusto, no tiene la misma plasticidad; y sobre todo el emplear imágenes para ilustrar el blog ya que ahora no se puede “Insertar fotos o álbumes en sitios web”.

Hay entradas guardadas y programadas que no han sufrido daño pero otras sí. Desconozco si hay alguna entrada antigua que se haya visto alterada por “esta mejora”.

Para las entradas de reciente creación he tenido que buscar otro servicio y he recurrido a la competencia, a Flickr de Yahoo; y adaptarme a su forma de gestionar.
La gestión de las fotos y álbumes me parece un poco más engorrosa que la que ofrecía Picasa, igual cuando lo tenga más por la mano lo veo de otra manera, pero permite insertar/añadir imágenes en el blog.

Entiendo que Google no quiera perder terreno ante la competencia y quiera adaptarse a las actuales corrientes sociales pero Google se ha hecho el gigante que es porque ofrecía a la gente lo que ésta pedía y lo que necesitaba. Cambiando un servicio a peor, ya que para mi restarle competencias a lo que ya ofrecía es a peor, Google se está convirtiendo en una empresa perversa pues ya no ofrece al usuario lo que éste demanda sino que desde su posición obliga al usuario a adaptarse a lo que se le ofrece, un “o lo tomas o lo dejas”.

Por comentarios que me han hecho lectores del Blog hay dificultad para ver algunas de las imágenes y para poder descargarlas. Por lo que he visto, a pesar de que se trata de fotos subidas a álbumes de carácter público, con la remodelación de Picasa a Google Fotos hay imágenes que se han transformados en privadas, por la cara, y han dejado de ser accesibles a todos los públicos. Como revisar las más de 700 entradas que hay actualmente es inviable recomiendo que si alguien está muy interesado en alguna imagen se onga en contacto a través del correo del blog e intentaré arreglarlo o hacérsela llegar.

viernes, 16 de abril de 2010

Margaret Gipsy Moth


Margaret Moth, cámara de guerra de la CNN, filmó, arriesgando su vida, en algunos de los conflictos bélicos que han marcado las últimas décadas.
Nació en Gisborne (Nueva Zelanda) el 21 de agosto de 1951 y murió el 21 de marzo de 2010 en Rochester (Minnesota, EEUU) a los 59 años a causa de un cáncer de colon.
Su nombre real era Margaret Wilson, pero lo cambio a Margaret Gipsy Moth porque quería ser libre de escoger su nombre y no adoptar el que le venía dado por sus padres. A los 8 años ya tuvo su primera cámara.

Margareth Moth confesó alguna vez que nunca pensó llegar a ser fotoperiodista pero que por esas cosas de la vida llegó a cubrir protestas sobre el asesinato de Gandhi y de ahí en adelante vivió toda una carrera de aventuras y compromiso.
Cubrió conflictos en varios continentes, pero sobre todo en Oriente Medio.
Fue gracias a su trabajo en Bosnia donde alcanzó notoriedad. En las guerras seguidas al desmembramiento de Yugoslavia, que se cobraron la vida de muchos periodistas, ella quiso estar presente y sabía de antemano en dónde se metía.
Fue herida de gravedad por un francotirador en el año 1992, en Sarajevo. Circulaba por la carretera que llevaba al aereopuerto, bautizada como "el callejón de los francotiradores". Su vida se salvo por unos centímetros pero la bala le destrozó la mandíbula, algunos dientes y parte de la lengua.
Tras varias operaciones de reconstrucción facial, un par de años después volvía a estar en Bosnia, con la cámara al hombro.
Bromeaba diciendo que desde entonces padecía un problema de dicción y que parecía que estuviera borracha.
"No culpo a nadie por haberme disparado. Están en una guerra, y yo me atrevesé." Margareth tenía claras las reglas del juego.



En el 2002 vió como los tanques israelíes entraban en Cisjordania para aplastar la segunda Intifada.
En el 2009, en Tblisi, se mezcló con los manifestantes de la oposición a pesar de los disparos de la policia contra ellos.

Moth sufrió lesiones durante sus coberturas, además de otras dolencias causadas por su enfermedad (hepatitis C, adquirida por una transfusión sanguínea), la causa de su muerte fue un cáncer de colón diagnosticado hace quince años.
"Morir de cáncer... hubiera preferido una muerte con un poco más de glamour".

Catalogada de temeraria, se enfadaba al oír comentarios en los que se decía que le gustaba flirtear con la muerte: "Yo siempre fui muy cuidadosa. Nunca me ví a mi misma como una temeraria, o alguien que estuviera dispuesta a hacer cosas estúpidas".
También destacaba por su atuendo estrafalario, donde predominaba el negro como sus botas militares que no se quitaba ni para dormir, a juego con su cabellera y su gruesa capa de rimel.
Según Christine Amanpour, una reportera de la CNN con la que compartio viajes: "No creo que Margaret pudiera mirar atrás y decir 'que pasaría si...' Siempre vivió al máximo y lo hizo de forma brillante, bajo sus propios términos".
Fue una de las pocas mujeres en una profesión dominada por hombres, siempre fue respetada por sus colegas.
Su actitud, retratada en el documental Fearless: The Margaret Moth Story (Sin miedo: la historia de Margaret Moth).

No hay comentarios:

Publicar un comentario