Bueno cambiamos un poco las cosas, o las recuperamos, ¿quién sabe?,
Cuando inicié este blog estaba convalensciente y era multitemático, como se encarga de enunciar el banner de entrada.
Con el paso del tiempo se centró más en la escalada. Era lo que tocaba, y ya que hacer la entradas consume su tiempo era mejor centrarse en lo que parecía más prioritario.
Durante ese tiempo echaba de menos el resto de actividades y uno de de los leit motiv lo desarrollé como texto de encabezamiento. No lo guardaba pues no era algo generado por mi, aunque fuera una mera descripción de una excursión, sin más; sino que cada texto nuevo sobrescribía al anterior.

Con el paso del tiempo he echado en falta que esos textos, copias directas de los hablado o leído en diversos media, no quedaran guardados y a disposición de quién los buscara.
Así que he decidido almacenarlos como entradas en el blog.
No hace falta avisar, creo, pero lo recalco que son mis gustos, que la emoción que despiertan dependen del momento en que me encuentre y de un visionado muy continuado, a veces, de la materia a la que hacen referencia y que "para gustos colores".

Suerte, bienvenidos al Caos (esa escalera que se sube) y que los disfrutéis.

====================

También tengo que dejar constancia de que gracias a Google ahora tengo más problemas a la hora de diseñar las entradas del blog.

Google ha eliminado el programa Picasa y lo ha sustituido por Google Fotos.

Eso ha cambiado la forma de tenía de gestionar mis fotos y mis álbumes por otra en la que, para mi gusto, no tiene la misma plasticidad; y sobre todo el emplear imágenes para ilustrar el blog ya que ahora no se puede “Insertar fotos o álbumes en sitios web”.

Hay entradas guardadas y programadas que no han sufrido daño pero otras sí. Desconozco si hay alguna entrada antigua que se haya visto alterada por “esta mejora”.

Para las entradas de reciente creación he tenido que buscar otro servicio y he recurrido a la competencia, a Flickr de Yahoo; y adaptarme a su forma de gestionar.
La gestión de las fotos y álbumes me parece un poco más engorrosa que la que ofrecía Picasa, igual cuando lo tenga más por la mano lo veo de otra manera, pero permite insertar/añadir imágenes en el blog.

Entiendo que Google no quiera perder terreno ante la competencia y quiera adaptarse a las actuales corrientes sociales pero Google se ha hecho el gigante que es porque ofrecía a la gente lo que ésta pedía y lo que necesitaba. Cambiando un servicio a peor, ya que para mi restarle competencias a lo que ya ofrecía es a peor, Google se está convirtiendo en una empresa perversa pues ya no ofrece al usuario lo que éste demanda sino que desde su posición obliga al usuario a adaptarse a lo que se le ofrece, un “o lo tomas o lo dejas”.

Por comentarios que me han hecho lectores del Blog hay dificultad para ver algunas de las imágenes y para poder descargarlas. Por lo que he visto, a pesar de que se trata de fotos subidas a álbumes de carácter público, con la remodelación de Picasa a Google Fotos hay imágenes que se han transformados en privadas, por la cara, y han dejado de ser accesibles a todos los públicos. Como revisar las más de 700 entradas que hay actualmente es inviable recomiendo que si alguien está muy interesado en alguna imagen se onga en contacto a través del correo del blog e intentaré arreglarlo o hacérsela llegar.

jueves, 17 de diciembre de 2015

EL CASTELLOT (Castellví de La Marca - La Múnia)


El Castellot, ubicado en el Alt Penedès, es como se conoce al conjunto de una formación rocosa piramidal y escarpada coronada por los restos de un pequeño castillo, El Castellot (el antiguo castillo de Castellvell de La Marca), en un extremo de la Muntanya de Cal Planes ubicada en Serra del Montmell, en los terrenos de la población de La Múnia (Castellví de la Marca).



No sólo es un magnífico mirador natural situado a 465 metros sobre el nivel del mar, desde donde se pueden disfrutar de excepcionales panorámicas de las llanuras del Penedès y de las cordilleras del Litoral y del Prelitoral, sino que aglutina una gran variedad de actividades: escalada deportiva, cláscica, vía ferrata, rápel, senderismo, rutas de mountin-bike,...

ACCESO.-

Hay varias maneras y variantes de acceso. Describo la que yo he usado.
Hay que llegarse a La Múnia.
Si llegamos desde Vilafranca del Penedés hay que ir en busca de la N-340 hasta encontrar un desvío, a mano derecha, hacia la B-212. Luego circulamos recto hasta llegar a una rotonda que contacta con la B-212, la cual llega directa desde Vilafranca. En esta rotonda salimos por la salida de la izquierda, que señala la Múnia.
Circulamos por la B-212 hasta La Múnia (Castellví de la Marca). Entre los km 7 y 8, a la altura del campo de fútbol hay un desvío dirección a “Mas de la Pansa”; a mano derecha si salimos de La Múnia.



ASCENSO A PIE.-

Circulamos por la BV-2176 y tras pasar la riera de Marmellar encontramos un desvío a mano izquierda, antes del km 7, indicado como "Cal Margarit", con una bifurcación y un poste indicador de rutas a pie. Seguimos por la bifurcación de la derecha para llegar enseguida a la ermita Sant Sadurní, adosada al cementerio. Detrás de la ermita encontramos una explanada donde dejar el coche.
Otra opción es tomar el desvío a “El Coscó” a la altura del km 9 de la B-212. Conectaremos con la BV-2176 antes del km 6 y de pasar por el puente sobre la riera de Marmellar.

El parking de la Ermita de Sant Sadurní

Siguiendo el camino que nace detrás de la ermita nos dirigiremos hacia una plancha rocosa inclinada, es muy evidente y no tiene pérdida.
Hay dos posibilidades de acceso, una al inicio de esta plancha y otra justo cuando se acaba.
La primera, justo en el lado izquierdo, es un PR de marcas amarillo y blanco. Es un sendero muy marcado, sin pérdida pero algo antipático. Es empinado. Los dos primeros cuartos tienen abundantes escalones y resaltes de roca, el tercer cuarto es una tartera de roca pequeña y el último cuarto vuelve a ser escaleriforme. Acaba llegando al parking de una pista forestal por la que se puede sube en vehículo hasta El Castellot. Desde ese punto sólo hay que seguir el muy claro camino de acceso.



La segunda opción consiste en subir por el Sender del Pont. Este nace justo al finalizar la roca inclinada. Es un sendero también muy claro marcado con abundante marcas de color rojo-rosado en piedras y árboles y con algún hito de tanto en tanto.



Es una subida más suave y sin dificultades geográficas de interés. Nos encamina hacia el lado izquierdo de la primera pared rocosa de la base. En escalada esa pared se la conoce como el sector La Falca.
Es posible que antes de que se llegue a este punto haya un sendero que vaya a buscar El Castellot directamente. No me entretuve en buscarlo pues el objetivo era reconocer las zonas de escalada.
Caminando por este sector encontraremos El Pont, una aguja caída sobre la pared y que nombre al sendero por el que caminamos.
Llegamos a un gira de izquierdas y obtenemos una panorámica de la cara más norte de El Castellot y con la riera de Marmellar al fondo y a nuestra derecha.

Sector La Falca

Entramos en el sector Penedès, denominado así por una aguja con ese nombre. El sendero sigue claro a pie de pared. Justo tras pasar esa aguja encontramos una canal que nos permitirá subir.
Sin embargo el sendero continúa y tras atravesar un terreno un poco accidentado llegamos al sector de Sota donde encontraremos el Pas de Clau que también nos permitirá subir al piso de arriba, a la altura del Sector Canals.
El Pas del Clau es un paso natural de conexión entre el muro rocoso inferior y el superior. Se puede superar con la ayuda de una cadena y un clavo de hierro que hay puestos para tal fin. Luego hay que subir por una pendiente rocosa bastante asequible y nos deja entre los sectores Canals y el Nord (N).
Si caminamos hacia la derecha llegaremos al sector Nord y a la vía Ferrata.
Si caminamos hacia la izquierda, entre los árboles, y pequeños peldaños rocosos llegaremos al sector Cova (SE-N), justo debajo de El Castellot.
Seguimos caminando hacia nuestra izquierda, el sendero se vuelve cara sur, la pared va perdiendo altura y nos encontramos en los sectores Torre y Ermita.
Desde aquí sólo hay que ir en buscar del camino principal y llegaremos a El Castellot.

ASCENSO POR PISTA.


Circulando por la BV-2176 tras dejar atrás la riera de Marmellar obviamos el desvío a Cal Margarit y seguimos circulando hasta encontrar una curva de derechas, justo antes de atravesar otro puente sobre dicha riera, de la que nace una pista en su curvatura más abierta. Es el Camí de la Riera.

Parking de la pista a la altura de El Castellot

Tras atravesar la Riera de Marmadellar gracias a un puente metálico se bifurca. Hay que continuar por la pista de la izquierda, que vuelve a atravesar la Riera y circula por la base de la pared. En teoría siguiendo esta pista debemos llegar a El Castellot. Primero parece que se acerca, luego que se lo pasa de largo para finalmente enfilarlo directamente.
Yo no la he recorrido en su totalidad y poco más puedo decir.

Accesos

EL CASTELLOT.-

Es una de las formaciones castelleras más importantes de La Marca del Penedès.
En el siglo X, entre los condados carolingios y los espacios islámicos de Al-Andalus existía una amplia franja fronteriza: una tierra desorganizada, insegura y prácticamente vacía que incluía el Penedès. Para hacer frente a esta situación se construyeron castillos -193 en toda la franja catalana- que defendían militarmente el territorio. Estaban situados en lugares de difícil acceso y con una buena visual de la zona a controlar.
Estas entidades geográficas y militares se han denominado Marcas.
La toponimia ha dejado trazas de este hecho en Castellví de la Marca, antiguamente Castellvell de la Marca. Del pueblo viejo restan escasos vestigios. Castellvell estaba situado bajo el castillo conocido como el Castellot.

Panorámica finalizando al acceso a través del PR

El Castellot se menciona por primera vez en 977 a raíz de una venta que hizo el conde Borrell de Barcelona. Este castillo defendía los límites occidentales de la comarca, y fue el centro -junto con el de Castellvell de Rosanes- de uno de los linajes feudales más importantes de la marca del Penedès, los Castellvell, los cuales adquirieron la propiedad hacia el 1023.
Posteriormente fueron sus propietarios los vizcondes de Bearn y los condes de Foix (siglo XIV), retornando posteriormente a manos de la corona.

La posición del Castellot es privilegiada. Permite divisar los siguientes edificios militares: al norte, el castillo de Font-rubí y el de Foix; al nordeste, la Granada y Subirats; al este, Olèrdola; al sudeste, Castellet; al sur, Bañeras, Lletger y Santa Oliva; y al oeste, la torre de Can Pascol y el Montmell. De día la comunicación se hacía a través de señales de humo, de espejos, o haciendo ondear trapos, y por la noche, haciendo señales de fuego.

La torre maestra (del Homenaje, pues era la más alta), circular, tenía interiormente un diámetro de 220 cm en su planta baja, con unas paredes de 165 cm de grueso. La altura era de unos 10 m, y tal como sucede a la mayoría de las torres se entraba -a media altura- por una escalera de madera, que en caso de peligro, podía ser retirada.
Adosada a la torre, y rodeados por una muralla, se disponían una dependencia y una cisterna, probablemente utilizada por el Alcaide, su familia, algunos sirvientes y algunos soldados, que eran quienes vivían permanentemente. Los Castellvell era una familia poderosa, que tenía otros muchos castillos y propiedades, y no venían a residir muy a menudo.

El Reloj solar de El Castellot

El Alcaide (castla o batlle en catalán) era el vasallo encargado de la guarda, la defensa y el gobierno de una Marca o castellania que incluía el castillo a menudo también el territorio (normalmente un feudo) o término circundante. En un mismo castillo podían existir un Alcaide mayor, uno menor y un subalcaide.
El Alcaide podía ser un caballero, muy a menudo de procedencia no noble, que recibe de un alto cargo o un señor el encargo temporal, o no, de tener un castillo, con las tierras y derechos que dependían. El Alcaide normalmente tenía sus propios caballeros.

De ese pasado únicamente se conservan los restos de la torre del Homenaje de planta circular. El piso inferior se conserva en su integridad mientras que del superior queda en pie la mitad. Se conservan vestigios de la muralla y de las dependencias que protegía.

Encima del cerro y pegada a la torre del Homenaje se encuentran los restos de la esglèsia romànica de Sant Miquel, que hacía de capilla del castillo. En sus inicios estaba dedicada a San Pedro, San Miguel y Santa María; quedando finalmente conocida como de Sant Miquel.



También residía un presbítero que tenía que celebrar diariamente misa (1293). Al altar de santa María los sábados, el de Sant Miquel los martes, y al de sant Pere los otros días.
De un edificio con dos naves vinculadas con dos arcos se conserva una de las dos naves, de planta rectangular, cubierta con vuelta de cañón y que conserva dos arcos.

Todo el recinto fue abandonado en el siglo XIII. Encima de los restos de la capilla de Sant Miquel hay un vértice geodésico (referència 275128001)



VÍA FERRATA.-

La vía ferrata fue equipada en el año 1997 por Félix Massachs y Joan Solis. Diversas fuentes coinciden en que es un itinerario de lo más acertado. Corto, fácil y entretenido.
Se puede acceder desde El Castellot buscando el sendero que recorre el pie del muro rocoso. Tras pasar por delante de la Cova desciende de forma algo más intensa y cuando la pared gira a la izquierda en busca de la cara norte hay que hacer lo mismo. Tras pasar entre los árboles hay que ir en busca de la pared y, tras caminar un rato a su lado, la encontramos a nuestra izquierda en un punto en que sendero se estrecha un poco.
También es posible acceder a ella a través del Sender del Pont i el Pas del Clau.

El Pas del Clau

Se inicia con un resalte vertical equipado con grapas y pequeñas clavijas. En algún punto es necesario buscar las presas en la pared. Sin dificultad llegamos a una pequeña canal equipada con una cuerda, donde se debe subir por oposición. La rama de una higuera nos ayudará.
La salida de la canal es también el final de la vía ferrata. Salimos entre dos moles de roca, como si de un pequeño túnel se tratara, otra vez por oposición. Para llegar a las ruinas subimos por la cresta y rápidamente vemos en la cima el torreón medio derruido del Castellot.
Aunque la equipación de la vía ferrata no está en muy buen estado, más bien está completamente oxidada, es más que suficiente para superar los diferentes resaltes y el itinerario escogido por los equipadores. Ya en el 2006 se hace mención a este hecho y alguna piada de hace poco lo confirma (la línia de vida estava oxidada i en alguns punts desfilada, tapat amb cinta aïllant negre. O el del.18-07-11: Es interesante para iniciarse en ella. Es cierto que los anclajes están oxidados pero cumplen su función perfectamente).

Inicio de la Ferrata

Como se hace corta es interesante entetenerse rapelandola.
Tiene 3 rápeles: el primero de 20m, el segundo de 24 y el último de unos 28-29 (en su segunda mitad es volado).

ESCALADA.-

Roca calcárea. Técnicamente caliza dolomia. Visualmente calcáreo negro-rojizo o blanco.
La escalada moderna se inicia en los años 40 de la mano de Pastoret (Jaume Vinyals).

El Castellot, la cara norte

Se combinan líneas de carácter deportivo con otras de clásico, y se puede encontrar absolutamente de todo: parabolts, espits, clavos, buriles,… No está de más llevarse material variado (empotradores y friends) para bastantes de las vías.
Con el tiempo se fueron identificando los diversos sectores con nombre identificativos (Penedès por la agulla Penedès, cova,...)

Orientación Norte para los sectores Nord, Canals, De Sota y Partera.
Orientación Norte, aunque pueden tener un parde horas de sol, para los sectores Cova, Canals y Penedés.
Orientación Sur para los sectores La Falca, Ermita y Torre.

En la actualidad, en mi opinión, los sectores Ermita, Torre, La Falca, Penedès y Partera son de un interés ultralocal o prescindibles. Dado el desarrollo de la escalada en otros lugares estos sectores no aportan nada, y su equipamiento te puede deparar sorpresas.

Los sectores de más interés serían, actualizándolos y haciéndoles un lavado de cara, los más umbríos: Cova, Canals, Nord y de Sota. Tienen metros y proporcionan buena temperatura en los meses de primavera y otoño y seguramente también en el verano.
Escalada vertical sobre fisuras y placas regleteras sobre 38 trazados (hoy algo más ?) repartidos en estos 4 sectores, con una altura que oscila entre los 15 y los 60 metros (unos 30 de media) y una dificultad que oscila entre IV y 7b (predominio aplastante del grado bajo) y de A1 a A2+.
El mayor problema es el desconocimiento del estado de las vía ya reseñadas en la guía de BCN y Alrededores y las características de las pocas vías que se han equipado desde entonces: dos en la pared entre la Cova y el Sector Canals (paraboles blancos y otra de cincados que busca la brecha entre ambos sectores), y unas pocas más (me pareció) en el sector De Sota.

Sector Cova

Reseñas en la Guía de Barcelona y Alrededores.

Cova Dreta y Canals


Nord

OTROS DATOS.-

Las actividades verticales (Ferratas y escalada) se hallan prohibidas de forma temporal entre el 1 de enero al 30 de junio al tratarse de una zona donde anidan aves sensibles.

En su día, el Centre Excursionista Penedès editó la Guia del Castellot (año 1997). En ella se relatan leyendas, historias, se dan datos sobre fauna, excursiones, vías,.... Está ilustrada con dibujos. No es muy conocida y a día de hoy difícil de encontrar.
También se pueden encontrar referencias y leyendas sobre El Castellot en el libro A peu per l'Alt Penedès: 22 Excursions de Joan reventós Hill.


No hay comentarios:

Publicar un comentario