Bueno cambiamos un poco las cosas, o las recuperamos, ¿quién sabe?,
Cuando inicié este blog estaba convalensciente y era multitemático, como se encarga de enunciar el banner de entrada.
Con el paso del tiempo se centró más en la escalada. Era lo que tocaba, y ya que hacer la entradas consume su tiempo era mejor centrarse en lo que parecía más prioritario.
Durante ese tiempo echaba de menos el resto de actividades y uno de de los leit motiv lo desarrollé como texto de encabezamiento. No lo guardaba pues no era algo generado por mi, aunque fuera una mera descripción de una excursión, sin más; sino que cada texto nuevo sobrescribía al anterior.

Con el paso del tiempo he echado en falta que esos textos, copias directas de los hablado o leído en diversos media, no quedaran guardados y a disposición de quién los buscara.
Así que he decidido almacenarlos como entradas en el blog.
No hace falta avisar, creo, pero lo recalco que son mis gustos, que la emoción que despiertan dependen del momento en que me encuentre y de un visionado muy continuado, a veces, de la materia a la que hacen referencia y que "para gustos colores".

Suerte, bienvenidos al Caos (esa escalera que se sube) y que los disfrutéis.

====================

También tengo que dejar constancia de que gracias a Google ahora tengo más problemas a la hora de diseñar las entradas del blog.

Google ha eliminado el programa Picasa y lo ha sustituido por Google Fotos.

Eso ha cambiado la forma de tenía de gestionar mis fotos y mis álbumes por otra en la que, para mi gusto, no tiene la misma plasticidad; y sobre todo el emplear imágenes para ilustrar el blog ya que ahora no se puede “Insertar fotos o álbumes en sitios web”.

Hay entradas guardadas y programadas que no han sufrido daño pero otras sí. Desconozco si hay alguna entrada antigua que se haya visto alterada por “esta mejora”.

Para las entradas de reciente creación he tenido que buscar otro servicio y he recurrido a la competencia, a Flickr de Yahoo; y adaptarme a su forma de gestionar.
La gestión de las fotos y álbumes me parece un poco más engorrosa que la que ofrecía Picasa, igual cuando lo tenga más por la mano lo veo de otra manera, pero permite insertar/añadir imágenes en el blog.

Entiendo que Google no quiera perder terreno ante la competencia y quiera adaptarse a las actuales corrientes sociales pero Google se ha hecho el gigante que es porque ofrecía a la gente lo que ésta pedía y lo que necesitaba. Cambiando un servicio a peor, ya que para mi restarle competencias a lo que ya ofrecía es a peor, Google se está convirtiendo en una empresa perversa pues ya no ofrece al usuario lo que éste demanda sino que desde su posición obliga al usuario a adaptarse a lo que se le ofrece, un “o lo tomas o lo dejas”.

Por comentarios que me han hecho lectores del Blog hay dificultad para ver algunas de las imágenes y para poder descargarlas. Por lo que he visto, a pesar de que se trata de fotos subidas a álbumes de carácter público, con la remodelación de Picasa a Google Fotos hay imágenes que se han transformados en privadas, por la cara, y han dejado de ser accesibles a todos los públicos. Como revisar las más de 700 entradas que hay actualmente es inviable recomiendo que si alguien está muy interesado en alguna imagen se onga en contacto a través del correo del blog e intentaré arreglarlo o hacérsela llegar.

viernes, 23 de octubre de 2009

María Gulovich

Nació en Jarabina (Eslovaquia) el 19 de octubre de 1.921, un pueblo cercano a la frontera polaca, era la mayor de cinco hermanos y desde pequeña soñaba con ser maestra. La guerra truncó su destino, como a otros muchos.

Un día su hermana entró en la escuela donde trabajaba. No iba sola. Un pequeño niño rubio de unos 5 años y una mujer la acompañaban. Eran judíos. María miró a su hermana y comprendió de inmediato lo que estaba a punto de pedirle. Madre e hijo huían de los nazis y necesitaban un lugar seguro donde esconderse. Su piso podía ser un buen refugio.
La joven profesora sabía a lo que se exponía. En la Eslovaquia gobernada por el fascista Josef Tiso, esto era motivo suficiente para ser deportado a un campo de concentración, pero dejarles marchar era exponerles a una muerte segura. Por eso los ocultó.

Maria Gulovich -segunda por la derecha, junto a Allen Dulles, agente de la OSS y futuro director de la CIA en Praga en 1.945

Vivió en calma hasta que un capitán del Ejercito eslovaco acudió a verla a la escuela, y le advirtió que sabía que ocultaba a dos judíos en su casa. El capitán formaba parte de un grupo rebelde que conspiraba contra el Gobierno filonazi de Tiso. Aquel fue su primer contacto con la resistencia.
A cambio de convertirse en correo, aquel hombre le garantizaba poner a salvo a la mujer y al niño judíos y que desaparecían todas las sospechas que habían sobre ella.
María aceptó y durante los siguientes meses trabajó como enlace transportando armas, municiones e instrucciones entre los distintos grupos de resistentes.
“Mi primera misión consistió en transportar una maleta. Cuando subí al tren, un grupo de oficiales de la Wehrmatch empezó a flirtear conmigo y me invitaron a sentarme con ellos. Cuando los miembros de la Gestapo subieron al tren y empezaron a revisar los equipajes, sentí miedo, pero cuando llegaron a nuestro compartimento, simplemente nos saludaron y siguieron como tal cosa”
Dominaba cinco idiomas, por lo que le asignaron tareas de traductora. Este nuevo trabajo le dio oportunidad de conocer a sus futuros compañeros: el personal de las OSS (Oficina de Servicios Estratégicos) -predecesora de la CIA- que habían sido enviados a Eslovaquia para ayudar a los resistentes durante el levantamiento nacional del 29 de agosto de 1.944 el Bánská Bystrica. El levantamiento falló por la intervención alemana y María, junto con el resto de los rebeldes huyeron a las montañas.
El 26 de diciembre de 1.944 fueron capturados en su refugio de la montaña seis miembros de las OSS y el corresponsal de guerra de Associated Press, Josehp Morton. Todos fueron interrogados, torturados y finalmente fusilados en enero de 1.945.
María y otros cuatro miembros habían salido en busca de alimentos, cuando regresaron supieron de lo ocurrido. Sin apenas comida y ropa de abrigo, Gulovich condujo durante 2 meses a los agentes del OSS a través de campos de hielo y nieve hasta llegar a Rumania, donde se encontraron con las fuerzas rusas.

Más tarde trabajó como intérprete en Praga, ciudad donde conoció a Allen Dulles, que había sido jefe de la OSS y que más tarde sería director de la CIA. Con su ayuda consiguió emigrar a EE.UU. Donde vivió hasta su fallecimiento el 25 de septiembre de 2.009 en Port Hueneme (California).

Adaptado de Isabel Munera para El Mundo del 20/10/2.009

No hay comentarios:

Publicar un comentario